Categoría: Iluminar Nuestros Vínculos

Jul 25, 2010

Ejercicio II: ocupar nuestro lugar de hija/o frente a nuestra madre

“…ten en cuenta que no sustentas tú
a la raíz,
sino la raíz a ti”
Romanos 11, 18

Suele ocurrir
que por amor infantil y ciego, inconscientemente, ocupemos el lugar de madre de
nuestra madre, intentando darle lo que ella necesita. Pero llegará un momento
que ya no podremos más con ello, pues es demasiado grande y no es nuestro
lugar, sino el de nuestra abuela.

Colocas una hoja
de papel o un almohadón que represente a tu madre, otro que represente a su propia madre (tu abuela), y otro para a ti. 
Te pones alternativamente en cada lugar,
percibes qué se siente, y te dejas mover, hasta que en algún momento puedas
decir a tu abuela: 
-“te devuelvo tu lugar, sólo soy tu nieta, tu hija es ella”.

Luego dices a tu
madre: 
-“querida mamá, sólo soy tu hija, no soy tu madre. Tú eres la grande y
yo la pequeña
”, “Tu por ti y yo por mi querida mamá”


Respiras profunda y concientemente. miras hacia adelante, hacia la Vida, visualizando a los lejos la Luz de la Vida, una luz lejana, infinita, poderosa; inhalas y tomas esa energía de vida, exhalas y sueltas todo lo que ya no necesitas hoy en tu vida, lo entregas a Dios…

“Por favor Padre libera las memorias de dolor, rechazo, abandono, soledad, odio, venganza, miedos, ira, celos, envidias……… en mi, en mi familia, en la familia humana… gracias…. por favor…. si….”


Y sigo entregándome a la vida como es…

Encuentras más ejercicios liberadores en la página https://despertarycrecer.com/ejercicios/

Libros que “Iluminan Nuestros Vínculos”:

Jul 25, 2010

Ocupar nuestro lugar de hijos frente a nuestros padres

Vas a conectarte
con tu interior, respiras conscientemente, invocas el Espíritu de Dios, y te
ubicas tú frente a tus padres (a dos metros aproximadamente). Puedes colocar
una hoja de papel para tu madre y una hoja para tu padre por ejemplo, o también
un almohadón para representarlos.
Percibes qué
sientes en tu cuerpo, todo muy lentamente pues estas cuestiones profundas del
alma son lentas.

Visualizas a
tu mamá, la miras a los ojos y percibes qué sientes tú. Expresas lo
que sientes. 

Luego te ubicas en el lugar de tu madre y percibe qué se siente
ahí, y hacia dónde mira. Solo percibir. Ahí hacia donde mire hay alguien, le
das un lugar a ese ser también representándolo con un papel o un almohadón. 

Vuelves a tu lugar lentamente y le dices a este ser:
– “ahora te veo, tu
también perteneces, tienes un lugar en mi corazón
” (no es necesario
saber quién es, si lo es reconocerlo y darle su lugar). 
-“Tú eres tú, yo soy yo” varias veces hasta sentir un cambio. 
Después lo honras y le agradeces ser tu ancestro.

Si percibes que son más de uno, le
dices a cada uno: 
-“ahora te veo, tu también perteneces, tienes un lugar en
mi corazón
“; 
-“tu por ti y nosotros por nosotros”

Luego haces lo mismo
con tu padre. Te conectas con él a través de la mirada, percibes las
sensaciones en tu cuerpo, te dejas guiar por el Espíritu de Dios. Te ubicas en
su lugar para percibir qué se siente y hacia dónde mira. Y haces lo mismo que
con tu madre.

Luego regresas a
tu lugar y te conectas con tus padres nuevamente, y le dices: 
-“todo lo
ocurrido entre ustedes lo dejo con ustedes, yo solo soy vuestro hijo, gracias
por la vida que me dieron, haré algo bueno con esta vida, gracias, si
…”

Luego vas a dar
pequeños y lentos pasos, de a uno y esperas, luego sigues, hasta llegar a ellos
dos, tus padres, y dejarte abrazar por ellos. 

Cuando sientes que ya es
suficiente, te giras y miras hacia adelante, hacia la Vida.

Respiras profunda y concientemente. miras hacia adelante, hacia la Vida, visualizando a los lejos la Luz de la Vida, una luz lejana, infinita, poderosa; inhalas y tomas esa energía de vida, exhalas y sueltas todo lo que ya no necesitas hoy en tu vida, lo entregas a Dios…

“Por favor Padre libera las memorias de dolor, rechazo, abandono, soledad, odio, venganza, miedos, ira, celos, envidias, divisiones, enfermedades……… en mi, en mi familia, en la familia humana… gracias…. por favor…. si….”


Y sigo entregándome a la vida como es…


Encuentras más ejercicios liberadores en la página https://despertarycrecer.com/ejercicios/

Libros que “Iluminan Nuestros Vínculos”:

Scroll Up