¿Cómo cortar el hechizo que nos aleja del Amor?

Jul 30, 2019

¿Cómo cortar el hechizo que nos aleja del Amor?

El mundo exterior es un reflejo de lo que hay en nuestro mundo interior, de nuestras creencias, ideas y  pensamientos que se traducen en acciones. Mirar nuestro interior nos brinda la posibilidad de ver desde dónde estamos creando nuestra vida.

Ahora bien, ¿Por qué tememos mirar nuestro interior?

Porque la loca idea de creernos pecadores, no dignos del amor de Dios, nos alejó de nuestro interior. 

Esta loca idea es el origen de nuestra búsqueda desenfrenada fuera de nosotros, donde nunca hallamos ese Amor que anhela nuestro corazón.

Así venimos buscando afuera, primero esperando de nuestros padres, si ellos no nos dieron lo que esperamos, luego depositamos nuestras expectativas en nuestra pareja. Lo cual, al ser fantasía, no podrá ser satisfecha. Entonces, ¡vamos por otra pareja! jajajajaja asi seguimos la búsqueda externa loca que nos mantiene atados al dolor, pues apenas pasado un tiempito llega la desilusión. ¡Y bienvenida esa desilusión! pues es la manera que podemos despertar de ese sueño ilusorio que algo/alguien allí afuera podrá llenar mi anhelo de amor; que solo el recuerdo que ese amor es lo que ya soy, podrá llenar!

Si no nos despertamos de esta ilusión que afuera está mi salvación, solemos esperarla en nuestros hijos, y les obstaculizamos su propio camino; pues ellos, por amor ciego, a veces quedan atrapados en esta fantasía -inconsciente- de salvar a alguno de sus padres.

Tememos mirar a nuestro interior donde hallamos la VERDAD del AMOR de DIOS por su Hijo, nuestro Ser, porque nos hemos creído el cuentito que somos malos, pecadores, que hemos cometido algo imperdonable! jajajajajaj ¡loca idea que nos hizo creer el ego! ¡nada de esto es real!

Solo el Amor de Dios es real.

Observemos que cuando caemos en esta trampa de creernos “pecadores”, no dignos de amor, luego emerge de ello la “culpa” (inconsciente); y desde esta locura, atraemos eventos a nuestras vidas que nos “castiguen” por ello.

La rueda loca del ego

La rueda loca del ego se sostiene en estos tres aspectos, que al volverlos conscientes de cómo operan en nuestro interior, podemos cortar con el hechizo que nos ata a la infelicidad, a la enfermedad y a la muerte:

  • pecado,
  • culpa y
  • castigo.

De lo cual surge el miedo, que es lo opuesto al AMOR.

¿Cómo cortar este hechizo que nos aleja del Amor?

Observarnos en nuestra vida cotidiana, en nuestros vínculos más próximos, para darnos cuenta de cuándo sentimos que algo de esta loca rueda se esté manifestando.

Así vamos iluminando la oscuridad de la mente que es compartida, pues no solo nos pasa de manera individual aquello que pensamos, sino que todos compartimos la misma mente.

Nuestros cuerpos están separados en esta experiencia humana, pero nuestras mentes están unidas. Podemos separarnos desde lo físico, pero no desde la mente, pues desde la mente seguimos todos unidos.

De ahí que es necesario que sanemos nuestros vínculos, para encontrar la paz que anhelamos.

Y sanar estos vínculos implica sanar nuestro vínculo primordial con Dios.

Pues todo nace de ahí, de recordar que Dios nos ama de manera incondicional y eterna, que nada de esa creencia en el pecado tiene lugar con Dios, pues es solo una fantasía ilusoria que nos creímos, ¡pero aquí y ahora puedo elegir de nuevo! ¡Elijo la Paz!

Jesús nos enseña a través de UCDM* que no real el pecado y que se trata de un ERROR que podemos SANAR AQUÍ y AHORA, en ese instante que Él llama INSTANTE SANTO.

Ahora ya sabemos Desde Dónde fabricamos nosotros mismos aquello que nos duele. Al ver la trampa, podemos elegir salir de ella.

Entonces, nos observamos en esta rueda loca donde desde una creencia falsa de ser “pecadores”, esto nos lleva a sentirnos “culpables” (inconscientemente) y desde ahí, fabricamos eventos que ratifican esto, en modo “castigo”. Observar esta rueda, llevarla a la LUZ, la disipa para muchos, al hacerlo en nosotros mismos, como nuestra mente es una, sanamos juntos muchos a la vez. Bajamos el cielo a la tierra. De esto se trata la revolución hoy, una revolución de AMOR que nace en nuestro corazón a partir del recuerdo de la Verdad: el Creador nos AMA a todos por igual, pues para Él somos Un Solo Hijo, Un Solo Ser unido a Él en la eternidad.

Para meditar

ESE ÚNICO ERROR, que llevó a la verdad a la ilusión, a lo infinito a lo temporal, y a la vida a la muerte, fue el único que jamás cometiste. Todo tu mundo se basa en él. TODO LO QUE VES LO REFLEJA, y TODAS LAS RELACIONES ESPECIALES QUE JAMÁS ENTABLASTE PROCEDEN DE ÉL.
UCDM (T-18.I.4:4-5)

Al tomar consciencia que no hay nada malo en mi, que Dios me ama de manera incondicional, que no he pecado sino que me he olvidado de la unión con el Creador y con toda la filiación, vuelve la Paz en mi interior. Y desde esta Paz Interior, elijo estar disponible para co crear con el Creador desde el Amor. De instante a instante sé que soy guiad@ por Dios a Su servicio. No hay más lugar para el miedo, pues estoy protegid@ por el Amor Eterno del Creador.

*Capítulo 19. III. La irrealidad del pecado.

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Facilitadora de procesos de transformación interior, Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal y Espiritual. Guía y Acompañamiento para la Paz Interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up