¿Cómo observar el miedo o el odio sin juzgar?

Abr 23, 2019

¿Cómo observar el miedo o el odio sin juzgar?

A veces solemos confundir el juzgar con observar un evento. Observar es darnos cuenta desde dónde se ha creado lo que observamos; mientras que juzgarlo es pretender que sea diferente, y no darse cuenta que todos compartimos el mismo campo de información del sistema del ego, desde donde creamos conflictos tras conflictos. Hoy tenemos a nuestro alcance los mensajes de Jesús que nos fue regalado a través del libro Un Curso de Milagros (UCDM), donde nos invita a mirar este sistema del ego y su fantasía de estar separado del Creador, junto a él, y entregárselo para ser transformado en amor, nuestra real esencia.

Resulta muy atinado la reflexión de Kenneth Wapnick refiriéndose a Un Curso de Milagros que tan bien nos lo ha explicado y facilitado su comprensión:

Por Kenneth Wapnick

«Este mundo es la manifestación de una elección dentro de nuestras mentes para atacar y rechazar el Amor de Dios; por lo tanto, sería imposible no ver expresiones de odio, especialismo, egoísmo y miedo a todo nuestro alrededor todo el tiempo.

Jesús nos está enseñando que debemos llevarle estas percepciones, y luego pedirle su ayuda para mirarlas con él, para que podamos ir más allá del juicio y la condenación.

En última instancia, él quiere que podamos experimentarnos a nosotros mismos y a todos los demás como iguales.

Nuestro punto de partida, sin embargo, es mirar honestamente cuán atraídos estamos a ver diferencias, a juzgar y a condenar a otros por sus faltas y pecados. No nos estaríamos experimentando como cuerpos en el mundo si no nos sintiéramos atraídos a eso. Es una segunda naturaleza para nosotros; pero no es pecaminoso.

Entonces ahí es donde debe comenzar el proceso de curación.

Entonces podemos aprender que, debajo de nuestro odio, miedo, egoísmo y todas nuestras necesidades, hay un llamado a la misericordia y una súplica para que nos digan que estamos equivocados con respecto a nosotros mismos.

Todos somos iguales en estos dos niveles. A medida que aprendamos a acercarnos a todas las personas y a todas las situaciones desde esa perspectiva, seremos más amables y compasivos, y compartiremos la visión de Jesús de nosotros mismos y de todos los demás.

Sin embargo, esto no se logra negando nuestras reacciones y nuestras observaciones.

Nuestras reacciones y observaciones son el aula en la que invitamos a Jesús, quien luego nos enseñará cómo compartir su percepción amorosa y amable»

Dr. Kenneth Wapnick

 

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Consultora y Facilitadora de procesos de transformación interior, Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal. Op. en Psicología Social. A partir de 1996 me encuentro explorando y llevando a la práctica diversos modos de abordajes en el ámbito de la relación de ayuda, el desarrollo personal y la filosofía aplicada a la vida cotidiana. Mi misión personal consiste en: “Facilitar que las personas redescubran su propio camino hacia el Amor que habita en su interior” Guía y acompañamiento para la paz interior, a través del desarrollo personal y espiritual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up