Des👀cultar falsas🤥 creencias

Oct 16, 2019

Des👀cultar falsas🤥 creencias

Pues es lo que nos causa sufrimiento

Cuando nos sentimos molestos con algo, podemos observar cómo es que llegamos a la emoción; podemos navegar mar adentro y echar redes para pescar esos pensamientos y creencias ocultos, inconscientes, que son la causa real de nuestro malestar. Pues, lo primero que nos surge, es la voz del ego que nos hace creer que alguien ahí afuera es el culpable de nuestro malestar.

Nuestra labor es dejar ir esa voz del ego, sabiendo que no es real, y abrir la mente, ponernos disponibles para indagar más allá de lo superficial y escuchar la voz de nuestro verdadero Ser, que es uno con el Creador, puro y eterno Amor.

La voz del critico interior -ego- , es la primera que se escucha. Para poder escuchar la voz del Ser, del Amor que somos, uno con el Creador, nos disponemos a entrar a nuestro templo interior 💜

Yendo a ese Templo interior, en silencio, para recordar la Verdad: somos Amor.

Veamos un ejemplo que puedes utilizar cuando tu necesitas profundizar:

Raúl se dispone a mirar su interior, a profundizar en la mente para contactar con lo que le está molestando.

-Te sientes molesto cuando piensas en….?:

no hago lo que me gusta a mi“:

-¿Esto tiene que ver con algo del pasado o algo que puede suceder en el futuro?

ambas cosas…

-¿Qué sientes cuando piensas que “no hago lo que me gusta a mi?

ira, enojo, tristeza…deprimido…

-Dices que sientes ira, enojo, tristeza y deprimido cuando piensas en “no hago lo que me gusta a mi“?

si…

-¿Hay alguien a quien culpas por “no hago lo que me gusta a mi“?

me culpo a mi mismo…

-¿Qué temes que pase en el futuro debido a “no hago lo que me gusta a mi“?

no cumplir mis metas…

-Entonces, cuando piensas en “no hago lo que me gusta a mi” sientes ira, enojo, tristeza, depresión y temes no cumplir tus metas?

si…

-Todo esto te demuestra que tienes razón sobre una creencia negativa que tienes sobre ti mismo, sobre otros o sobre el mundo… sigamos profundizando Raúl… Cuando piensas en “no hago lo que me gusta a mi“, ¿qué creencia negativa se siente acerca de ti?

que soy un fracaso…

-¿Estás dispuesto a cuestionar si esta creencia negativa “soy un fracaso” es realmente cierta?

si…

-Entonces, sentirse enojado, deprimido, parece que se justifica cuando “no hago lo que me gusta a mi“, ¿qué deseas que sucede en su lugar?. Por ejemplo: para estar feliz y en paz tu deseas que……..

“hacer bien lo que me gusta a mi”

-Entonces tu crees “soy un fracaso” y tu quieres “hacer bien lo que me gusta a mi”, ¿son tu creencia y tu deseo?

si…

-Piensas que te sientes enojado y deprimido porque “no hago lo que me gusta a mi“, pero la verdadera razón por la que te siente mal es porque crees algo que no es verdad: la creencia “soy un fracaso” no es verdad.

¿Quieres aferrarte a esta creencia negativa o quieres paz mental en su lugar?

quiero paz mental…       

-Esta creencia negativa de “soy un fracaso” ha estado ahí oculta hace mucho tiempo quizá…y esta creencia falsa “soy un fracaso” la llevamos a la Luz para que sea disuelta…

¿Puede el Ser verdadero que somos, pura luz, amor y alegría albergar esta creencia “soy un fracaso”? en silencio escuchamos la voz de nuestro Ser, del Espíritu Santo que es nuestro Guía y Maestro…

¿Puede nuestro Ser albergar esta creencia “soy un fracaso”?

Visualizamos la Luz delante nuestro y llevamos esta falsa creencia a la Luz…donde esa oscuridad, la falsa creencia, se disipa en la Luz del Ser, del Amor que somos…

La creencia falsa que niega la VERDAD de nuestro Ser es producto del deseo oculto del ego de ser lo que no soy. 

El ego nos ofrece diferentes creencias falsas tales como: no soy suficiente, soy un fracaso, soy defectoso/a, nadie me quiere, soy tonta/o, no valgo nada, uffff, etc.
Estas falsas creencias niegan la VERDAD de nuestro Ser, que es uno con el Creador.
Esta negación es una manera de negar el AMOR, de decir NO al AMOR, a la VERDAD, al CREADOR.
Esta es la raíz oculta del dolor. 
Y se esconde de muchas formas.
Nuestra labor es indagar hasta llegar a descubrir esta negación al Amor del Creador, pues es la CAUSA REAL del sufrimiento. Y llevar este deseo oculto a la Luz del Amor del Creador donde es disipada: “Por Favor, Padre, ayúdame abandonar esta creencia (expresas la que hayas descubierto en ti) para que pueda ser feliz y estar en paz, para unir Tu Voluntad a la mía. Amén”
“La verdad se restituye en ti al tú desearla, tal como la perdiste al desear otra cosa.” T-20.VIII.1:2
Meditamos juntos estos fragmentos del texto de UCDM, cap 5, VII, pag. 99
VII. La decisión en favor de Dios
¿Crees realmente que puedes fabricar una voz que pueda aho­gar a la de Dios?
¿Crees realmente que puedes inventar un sis­tema de pensamiento que te pueda separar de Él?
¿Crees realmente que puedes encargarte de tu seguridad y de tu dicha mejor que Él?….
Se te pide simplemente que le devuelvas a Dios tu mente tal como Él la creó. Dios te pide únicamente lo que Él te dio, sabiendo que mediante esa entrega sanarás. La cordura no es otra cosa que plenitud, y la cordura de tus hermanos es también la tuya.
¿Por qué prestarle atención a las continuas y dementes exigen­cias que crees que se te hacen, cuando puedes saber que la Voz que habla por Dios se encuentra en ti?
Siempre que no te sientes completamente dichoso es porque has reaccionado sin amor ante una de las creaciones de Dios…Tú eres el que toma la decisión de reaccionar de ­esa manera, y, por lo tanto, la puedes revocar. No puedes revo­carla arrepintiéndote en el sentido usual de la palabra porque eso implicaría culpabilidad. Si sucumbes al sentimiento de culpabi­lidad, reforzarás el error en vez de permitir que sea des-hecho.
Tomar esta decisión no puede ser algo difícil. Esto es obvio, si te percatas de que si no te sientes completamente dichoso es por­que tú mismo así lo has decidido. Por lo tanto, el primer paso en el proceso de des-hacimiento es reconocer que decidiste equivo­cadamente a sabiendas, pero que con igual empeño puedes deci­dir de otra manera.
Sé muy firme contigo mismo con respecto a esto, y mantente plenamente consciente de que el proceso de des-­hacimiento, que no procede de ti, se encuentra no obstante en ti porque Dios lo puso ahí.
Tu papel consiste simplemente en hacer que tu pensamiento retorne al punto en que se cometió el error, y en entregárselo allí …
Repite para tus aden­tros lo que sigue a continuación tan sinceramente como puedas, recordando que el Espíritu Santo responderá de lleno a tu más leve invitación:
Debo haber decidido equivocadamente porque no estoy en paz.

Yo mismo tomé esa decisión, por lo tanto, puedo tomar otra.

Quiero tomar otra decisión porque deseo estar en paz.

No me siento culpable porque el Espíritu Santo, si se lo permito, anulará todas las consecuencias de mi decisión equivocada.

Elijo permitírselo, al dejar que Él decida en favor de Dios por mí.

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Facilitadora de procesos de transformación interior, Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal y Espiritual. Guía y Acompañamiento para la Paz Interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up