Donde hay miedo…

Donde hay miedo…

¡está la fantasía de creerme separad@ del Creador!
Lo cual nunca ocurrió, nos dice Jesús en UCDM. Observemos el miedo cada vez que emerge, lo miramos sin juzgar nada, y asi le ponemos luz a esa sombra que no nos permite expresar algo que desea salir de nuestro interior. 

«Miedo-Deseo» suelen ir de la mano… cuando deseamos algo, en alguna medida nos da miedo lograrlo, ya que aquello cambiará nuestra propia vida:

– «Quiero pero me da miedo, estoy deseando pero me da miedo».

El deseo genera energía y si no la canalizamos hábilmente, esa energía rebota contra nosotros mismos provocándonos malestar.

Luego sentimos culpa, nos castigamos por no «atrevernos a vivir», nos enojamos con nosotros mismos por «no tener el coraje de cambiar».

¿Qué podemos hacer?

¡Confiar en la Vida! ¡Somos uno con Dios! ¡no estamos separados! esa es la gran mentira del ego que nos tiene atados! Pero hoy tenemos todas las comprensiones necesarias para poder LIBERARNOS de la prisión del ego.

El miedo proviene de creer que estamos separados de Dios, pero hoy tenemos la manera de salir del miedo.

¿Cómo? dándonos cuenta que todo es mente, como nos enseña Jesús en UCDM; y si creo que esto que deseo lograr depende de mi, que estoy separado del Creador, naturalmente que sentiré miedo.

Elijo entonces, mirar, lo observo, lo asumo y se lo entrego al Espíritu Santo que habita en cada uno de nosotros y es el recuerdo de nuestra unidad con Dios.

Es esencial la toma de consciencia de los pensamientos que nos generan el miedo, iluminando la sombra que nos mantenía atados y la entregamos al ES, a esa consciencia Crística que nos habita a todos. Somos un solo Ser unidos a nuestro Creador. Todo lo que deseamos para nosotros mismos, lo deseamos para todos y asi, la luz de Dios nos ilumina para cocrear junto a Él.

Cuando entrenamos nuestra mente para iluminar el ego que nos llena de miedo y culpa, y recordamos que todos somos un solo Ser unido al Creador, desaparece el miedo y extendemos el amor que somos.

Esta oración de la página 30 del libro UCDM, te recuerda la Verdad y libera de todo miedo ilusorio del ego:

«Estoy aquí únicamente para ser útil,
Estoy aquí en representación de Aquel que me envió.
No tengo que preocuparme por lo que debo decir ni por lo que debo hacer,
pues Aquel que me envió me guiará.
Me siento satisfecho de estar dondequiera que Él desee, porque sé que Él estará allí conmigo. Y sanaré a medida que le permita enseñarme a sanar». 

La Fuerza de la Vida nos pone en movimiento, a su servicio, con valentía ¡adelante!.

La vida siempre apoya aquello que va de acuerdo con ella.

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Consultora y Facilitadora de procesos de transformación interior, Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal. Op. en Psicología Social. A partir de 1996 me encuentro explorando y llevando a la práctica diversos modos de abordajes en el ámbito de la relación de ayuda, el desarrollo personal y la filosofía aplicada a la vida cotidiana. Mi misión personal consiste en: “Facilitar que las personas redescubran su propio camino hacia el Amor que habita en su interior” Guía y acompañamiento para la paz interior, a través del desarrollo personal y espiritual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up