El vínculo primordial es nuestro vínculo con el Creador

Jul 30, 2019

El vínculo primordial es nuestro vínculo con el Creador

El vínculo primordial es nuestro vínculo con el Creador, pues es desde ahí desde donde nos miramos a nosotros mismos y a los demás.

Cuando nos sentimos unidos al Creador, sentimos su amor y ese amor se expande a través nuestro, naturalmente, sin esfuerzos.

Por el contrario, si no sentimos, con consciencia, esa unidad con Dios, su amor eterno en nuestro corazón, no lo sentiremos tampoco por nosotros mismos. Estaremos desconectados de la Vida Eterna, y desconectados de la vida sentimos ansiedad, sufrimiento, depresión; e intentamos tapar y llenar ese vacío con apegos insanos, que suelen transformarse en adicciones: a un otro, a una relación, a un trabajo, a una sustancia, a la comida, al sexo, etc. Es una búsqueda ilusoria que genera más dolor y miedo.

Si estamos desconectados de la Fuente, de nuestro Origen, buscaremos ese amor fuera de nosotros mismos, lo cual nos lleva de frustración en frustración. Una rueda loca que nos mantiene en la mentira, en la fantasía y el engaño.

“Busca, pero no halles”, dice una párrafo de la lección 71 del libro Un Curso de Milagros (página 130 punto 4).

Esta búsqueda exterior es en vano, pues nunca hallamos el amor que ya está en nuestro interior, en nuestro Ser que es uno con Dios.

«Busca, pero no halles». La búsqueda exterior del Amor que ya somos, es la rueda loca que nos mantiene siempre en el mismo lugar. ¿Cómo salir?

Observar la rueda de engaño que nos hace creer el sistema del ego que nos aleja del Amor del Creador:

  • pecado,
  • culpa,
  • castigo

El ego nos hace creer que somos “pecadores”, si caemos en ese engaño sentiremos “culpa”, y desde esa culpa (inconsciente) fabricamos eventos para “castigarnos” a nosotros mismos, o proyectamos esa culpa fuera: a otro/s, a una situación, evento, etc.

Creernos “pecadores” nos aleja de nuestro interior, pues nos da miedo ir a ese lugar donde no somos dignos del amor de Dios. ¡Por ello es que buscamos fuera!

¡Vaya rueda loca en la que venimos atrapados!

Los aterrantes pensamientos de culpabilidad nacen de la loca idea de “pecado”.

Pero la buena noticia es que solo ELIGIENDO de NUEVO como Jesús nos enseña en UCDM, volvemos a la PAZ de Dios, a la VERDAD del AMOR incondicional del Creador por su Hijo, nuestro verdadero Ser.

Solo llena ese vacío el reencuentro con la Verdad: el Amor de Dios. De donde nunca nos fuimos pero si nos hemos olvidado y confundido en un sueño loco. Regresando a esta Unidad, es como nos salvamos de la locura de esa creencia errónea que algo fuera de mi podrá saciar el corazón que anhela su Origen.

Soy el santo Hijo de Dios Mismo. Lección 191

 

¡No somos pecadores! ¡ese ha sido el gran engaño!

En UCDM* Jesús nos enseña claramente que no existe el pecado, ¡no somos pecadores! Ese es el engaño del ego que nos aleja de la Verdad de nuestro Origen. Lo que ha sucedido es que nos olvidamos, nos dormimos en un sueño donde olvidamos nuestra unión amorosa con el Padre. Jesús nos enseña que no es pecado sino error, y del error se sale en el instante que elegimos recordar que Amor es lo que somos, uno con Dios. Ese instante de poder es el instante santo, puro, donde la oscuridad es disipada.

Para meditar
Lección del día del Libro de Ejercicios de Un Curso de Milagros
LECCIÓN 211. Repaso de la lección 191
No soy un cuerpo. Soy libre.
Pues aún soy tal como Dios me creó.
(191) Soy el santo Hijo de Dios Mismo.
En silencio y con verdadera humildad busco la gloria de Dios a fin de contemplarla en el Hijo que Él creó como mi Ser.
No soy un cuerpo. Soy libre.
Pues aún soy tal como Dios me creó.
Labor Personal al servicio de la Vida
Me observo durante el día, de manera consciente, y si me pesquiso con pensamientos locos de separación de Dios, juzgándome a mi mism@ o juzgando a otro/s, me río de mi, jajajajaja, y dialogo con esa parte de mi que sabe, mi sabi@ interior, el Ser unido a Dios, y le entrego esto que veo, le entrego esta oscuridad a la Luz del Ser para que sea desmantelado.
Recordemos que nuestra responsabilidad es darnos cuenta de la oscuridad, la fantasía del ego que nos manda pensamientos locos de separación de Dios; y llevamos esa información a la Luz del Ser que es Uno con Dios. Así hacemos nuestra labor al servicio de la Vida y el Amor en este regreso a casa, a la Verdad de lo que somos: un solo Ser unido al Creador desde el Amor Eterno.
Es haciéndonos conscientes de la oscuridad como servimos a la Luz. Mirando la oscuridad con Jesús, se la entregamos para la transformación.
Continuamos asumiendo nuestra responsabilidad en nuestra vida cotidiana, entrenándonos en la observación consciente. ¡Adelante! con amor 💝 nos sanamos juntos! pues a casa del Padre volvemos juntos, no separados! porque para Él somos Uno 💗
Cuando me siento amad@ por Dios, cuando siento su amor en mi, este amor se expande a través nuestro. Nos volvemos instrumento al servicio de la Luz, del Amor; y esto trae eventos en sintonía con ese Amor que es unidad con todo.
Así salimos de la rueda de dolor y nos movemos hacia un nuevo estado, co creando con el Creador a Su servicio; asumiendo la función que Él nos otorgue de instante a instante: esta es la Auténtica Felicidad.

Canción de y por Catalina Claro.

*Capítulo 19. III. La irrealidad del pecado.

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Facilitadora de procesos de transformación interior, Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal y Espiritual. Guía y Acompañamiento para la Paz Interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up