Estoy en tratamiento por depresión…

Oct 28, 2013

Estoy en tratamiento por depresión…

Analía tiene 33 años, está con depresión hace un par de años, dificultades para encontrar pareja y conflictos en su trabajo. Llega a la consulta porque dice que «necesito poder ver qué me pasa y cómo puedo resolver esto porque no puedo estar toda mi vida tomando antidepresivos…».
Cuando comenzamos a trabajar con su historia, surge un gran desprecio y odio hacia su padre. Este es el vínculo sobre el que necesita trabajar Analía para poder sanar y liberarse, pues es un nudo que la ata y no le permite ir libre hacia adelante, y ser feliz. Es una hermosa joven, pero con un rostro de enojo que opaca su belleza, ella misma dice «quien se me va a acercar con esta cara de enojo que tengo…»
Analía toma consciencia de su odio y resentimeinto con su padre, y cuando ampliamos la mirada puede ver que él es un niño herido, pues perdió a su madre (abuela paterna de Analía) cuando apenas tenía 5 años:
“Mamá, Papá, ahora puedo ver tu dolor y cuánta falta te hicieron tus padres, la misma falta que tú me has hecho a mí”
Analía hace el ejercicio de «re-conectar con nuestro padre» (lo puedes ver en la pestaña «Ejercicios» de este blog), se permite expresar su resentimiento, y sabe que deberá tomarse tiempo hasta poder aceptar a su padre tal como fue, y agradecerle y honrar la vida que le dió junto a su madre.

Estamos conectados a a través de “hilos invisibles” a nuestros padres y ancestros, que hicieron posible nuestra vida. Rechazar alguno de nuestros padres, es igual a rechazar una parte de uno mismo.
Cuando tomamos a nuestros padres, a su historia, a lo que fue, a lo que pasó, a lo que sucedió, estamos en sintonía con la vida.
Encuentras más reflexiones sobre el vínculo con nuestro padre en este link:
http://despertarycrecer.blogspot.com.ar/search?q=padre

Cuando una persona está separada de su madre o de su padre tiene sólo la mitad de la fuerza vital, y si sólo tiene la mitad de la fuerza vital se vuelve depresivo.
La depresión es una sensación de vacío, no de tristeza.
Tener una sensación de vacío significa que falta la madre o el padre.
En ese caso sólo la mitad del corazón está colmada.
La depresión desaparece y la persona está bien consigo misma cuando respeta y ama a la madre y al padre.

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Consultora y Facilitadora de procesos de transformación interior, Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal. Op. en Psicología Social. A partir de 1996 me encuentro explorando y llevando a la práctica diversos modos de abordajes en el ámbito de la relación de ayuda, el desarrollo personal y la filosofía aplicada a la vida cotidiana. Mi misión personal consiste en: “Facilitar que las personas redescubran su propio camino hacia el Amor que habita en su interior” Guía y acompañamiento para la paz interior, a través del desarrollo personal y espiritual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up