G. Grabovoi, Métodos de concentración: Día 9

May 6, 2022

G. Grabovoi, Métodos de concentración: Día 9

Con la ayuda de los ejercicios de concentración usted podrá dirigir sus acciones a cualquier situación y participará activamente en el proceso de la salvación global y el desarrollo armónico y eterno, le abrirá las puertas de la Libertad otorgada por el Creador y esto moldeará el desarrollo creador y la felicidad verdadera para usted. Grigori Petrovich Grabovoi

1. El noveno día del mes Usted debe llevar a cabo la siguiente tarea de concentración de la atención: concéntrese en los elementos más lejanos de su consciencia y en los puntos mas cercanos de su consciencia.
Este método de concentración  en la practica significa que deberá traer las partes más remotas de su consciencia al área más próxima.
Esta transmutación debe llevarse a cabo sintiendo los elementos más lejanos y los mas cercanos de la consciencia como si fueran los mismos.
Esta técnica asegura la construcción de cualquier elemento del mundo mediante la introducción de un impulso uniforme.
Al lograrlo, se convierte en un experto del control de los acontecimientos.
Porque  entonces ya será suficiente con sintonizar el alma a que todo sea normal y todo será normal.

Será suficiente con desear algo y ocurrirá exactamente como lo quiera.
El impulso uniforme, que acabo de mencionar, genera un estado de alma muy peculiar.
Este estado no se relaciona totalmente con el pensamiento porque puede ser que simplemente no haya pensamiento alguno.
Simplemente basta con sintonizarse, por ejemplo con la bondad, con la creación o con la armonía.   
De este modo, simplemente enfocarse en ese estado espiritual, llevará al desarrollo positivo de los acontecimientos.
Debo destacar que este método de concentración se relaciona con una forma especial de la percepción.
La percepción esta en su consciencia, es una parte de su consciencia y así Usted la estructura, de manera que en lo sucesivo funcionara como yo dije antes.
El método de concentración que se presenta aquí, basado en la utilización de la consciencia, toca las capas más profundas de la dirección de los acontecimientos.

2. La secuencia numérica de siete dígitos es: 1843210
Durante la segunda parte del ejercicio, concéntrese en las secuencias numéricas compuestas de 7 y nueve 9 dígitos (se deben leer dígito por dígito). Cuando se concentre en la secuencia de siete dígitos (7) puede imaginar, como si los números se colocaran sobre la superficie de un cubo. El cubo tiene seis caras, puede entonces colocar un dígito en cada cara y el séptimo dígito lo puede colocar en el espacio interior del cubo. Con práctica, usted podrá rotar los números en diferentes caras por varias veces.

Otra forma de visualizar la secuencia de siete (7) dígitos, será conectando cada número con un elemento interno o externo de la realidad, no hace falta que estos elementos sean homogéneos, puede conectar uno de los números por ejemplo, con un árbol y el otro con un sentimiento, usted decide como lo va a hacer y qué elementos elige; solo iguale simbólicamente los 7 dígitos con 7 elementos.

La secuencia numérica de nueve dígitos es: 918921452
Cuando se concentre en la secuencia numérica de nueve (9) dígitos, imagínese como si usted estuviera en el centro de una esfera de color blanco plateado, y los números fueran en tres dimensiones y estuvieran brillando y colocados sobre la superficie “interna” de esa esfera –no por fuera, sino por dentro-.
Ud. dentro de la esfera, mirando los números frente a usted.
La información de su objetivo puede tener también una forma de esfera más pequeña, y estará ubicada también en el interior de su esfera personal, sólo que a una distancia más cercana a usted.
Ahora concéntrese en identificar cuál de los números brilla con más intensidad, cuando lo identifique, fíjelo en la memoria y mentalmente conecte la esfera pequeña de su objetivo personal con el número de la secuencia que más está brillando.
3. En la tercera parte del ejercicio diario, la dirección de los acontecimientos tienen lugar mediante el uso de palabras.
Cuando Usted comprenda que el mundo constituye parte esencial del universo, verá también que todo lo que existe en la naturaleza, por ej. las plantas, el hombre, los animales, todas las moléculas que todavía no se han formado o las que existieron hace mucho tiempo – todo ello tiene como fundamento único a Dios, que mostró el mecanismo de la creación.
Cuando Usted vea como se crea, será capaz de crear cualquier cosa.
Aproxímese a esto a partir de su propio “yo” , a través de las profundidades de su propio “yo”.
Y luego veremos cómo nuestro “yo” está siendo desarrollado en conjunto con todo el universo, crece y cambia en el mundo.
Usted es el mundo. Usted es la realidad.
Echemos un vistazo a través de los ojos de cada uno, con nuestros propios ojos y descubriremos que nuestra alma es nuestros ojos.
Miremos el mundo con el alma, y veremos tal como es en realidad.
Podrá realizar las reparaciones necesarias y verá el mundo como debe ser para alcanzar la eternidad.
Siempre sabrá el camino cuando mira al mundo desde dentro de sí mismo, y fuera de sí mismo, desde cualquier perspectiva. 

Agregado Personal

Siempre sabrá el camino cuando mira al mundo desde dentro de sí mismo, y fuera de sí mismo, desde cualquier perspectiva. 
Este es el propósito del desarrollo de la consciencia: aprender a mirar nuestro mundo interno y a la vez conectados con el mundo externo, unificándolo todo con nuestra mirada abarcadora.
Esta mirada de uno mismo y de nuestro alrededor, la ponemos en práctica en nuestra vida cotidiana, en nuestros vínculos más próximos, es allí el ámbito más transparente para desarrollar nuestra consciencia en el recuerdo de nuestra unidad eterna con el Creador.
Desde este recuerdo de unidad con Dios, todo lo que hacemos lleva impregnada una mirada espiritual, aún aquello más sencillo como una comida, podemos cargarla de información de armonía, de paz, de amor; y esta información es transferida a nuestros vínculos, con quienes la compartimos. Todo podemos espiritualizar en nuestra vida cotidiana, agregando la mirada del alma que sabe y conoce lo esencial: la unidad con Dios y con toda Su creación.

María Guadalupe Buttera G.

ByMaría Guadalupe Buttera G.

Nací en Santa Fe, Argentina, el 17 de abril de 1966. Me desempeño como Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal y Espiritual, facilitando procesos de transformación interior. Op. en Psicología Social. Counselor.

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
es Spanish
X
error: Este contenido está protegido
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta!x