Mi hermana está mal con mi madre

Ago 29, 2013

Mi hermana está mal con mi madre

Hola Guadalupe, soy Fabiana, tengo 35 años, casada y con dos pequeños hijos. Tengo a mi hermana mayor, de 50 años, que está con tratamiento psiquiatrico, tiene depresión, y muchos problemas con mi madre. Mi hermana le reprocha a mi madre que nunca le dijo que ella (mi madre) era adoptada. Nosotros nos enteramos hace poco que mi madre fue criada por quienes, creiamos, eran nuestros abuelos. Yo tengo mi propia familia, pero me estoy dando cuenta que al verla mal a mi hermana mayor parecería que yo tambien buscara enfermarme, busco problemas donde no los hay, busco peleas con mi marido… es como que sintiera culpa por estar bien con mi familia y ver que mi hermana no está bien… hace poco ella me pedía que hablara yo con mi madre, sentía que debia hacer algo por ella y lo intenté, pero casi me vuelvo loca en el intento… me equivoqué… Luego, leyendo tus libros, tus blog’s y hablando con vos voy comprendiendo… me voy dando cuenta que yo no puedo con esto, que es muy grande para mi como vos decís…. yo soy la más chica de mis hermanas…. no puedo con esto…. no es mi lugar sanarla o salvar a mi hermana mayor, debo confiar que ella hará su propio proceso… puedo rezar por ella, aportarle algún dato de un libro, de tu trabajo sobre estos temas familiares, o tus talleres sobre vínculos, pero no puedo yo sanarla o salvarla… es su propia resposabilidad sanar el vínculo con nuestra madre… entendí tu mensaje Guadalupe! Gracias! qué alivio siento! mi responsabilidad es tomar y honrar a mis padres,  y luego continuar mi vida hacia adelante, mi responsabilidad hoy está en mi nueva familia…. te agradezco tus palabras Guadalupe! una fuente de alivio que llegó justo cuando lo necesitaba!  
Respuesta
Asi es Fabiana, no podemos conectar con la vida a un otro, es un proceso personal e instransferible que cada uno debe abordar, sí podemos acompañarnos, brindar alguna información que puede ayudar al otro, pero la llave de nuestro corazón la tenemos cada uno de nosotros, se abre desde adentro y uno es quien decide cuándo se abre al Espiritu de la Vida para liberarse de esos hilos que nos atan y no nos permiten vivir con plenitud.
Cada uno es responsable de su propio proceso de purificación, que comienza por nuestros vínculos primarios; nadie puede hacerlo por un otro. Sí una madre o un padre puede trabajar por su hijo cuando son pequeños, pues si el hijo tiene algún problema este es un espejo de sus padres, y sus padres pueden, al hacerse cargo, liberar al hijo de la carga. Pero cuando somos adultos, cada uno es responsable por su propio proceso de purificación de los vínculos primarios. Cariños! adelante!
«Dadnos de vuestro aceite, que nuestras lámparas se apagan…
«No, no sea que no alcance para nosotras y para vosotras; es mejor que vayáis donde los vendedores y os lo compréis». Mt 25, 8-9

Libros que «Iluminan Nuestros Vínculos»:

http://www.san-pablo.com.ar/comprar/advanced_search_result.php?search_in_description=1&keywords=buttera

https://www.morebooks.de/store/es/book/vivir-desde-el-coraz%C3%B3n/isbn/978-3-639-52180-1

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Consultora y Facilitadora de procesos de transformación interior, Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal. Op. en Psicología Social. A partir de 1996 me encuentro explorando y llevando a la práctica diversos modos de abordajes en el ámbito de la relación de ayuda, el desarrollo personal y la filosofía aplicada a la vida cotidiana. Mi misión personal consiste en: “Facilitar que las personas redescubran su propio camino hacia el Amor que habita en su interior” Guía y acompañamiento para la paz interior, a través del desarrollo personal y espiritual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up