No hay dos, hay Uno

Feb 11, 2020

No hay dos, hay Uno

Cuando surge un conflicto, es una oportunidad de ver, de aprender algo nuevo que expanda nuestra consciencia, mucho más allá de las creencias actuales que fabricaron el conflicto.

Veamos: surge el conflicto y emerge la emoción: tristeza, enojo, ira. Erróneamente creemos que esta emoción fue causada por un otro, que está ahí afuera;  pero hoy sabemos (gracias a la física cuántica) que esto no funciona así. La emoción es efecto de pensamientos. Antes de sentir, pensamos.

Surge el conflicto y veo uno allá y yo acá. La idea loca de separación tapa la Luz de nuestro Ser que es Uno con el Creador.

Y sigamos profundizando, escarbando en la mente: ¿de dónde surgen los pensamientos que me causan esta emoción?

Los pensamientos surgen de la mente, de ese campo de información compartido por todos. Ese campo de información contiene ideas y creencias de separación (ego) y más allá de ello, está presente eternamente la Luz que nos recuerda la Verdad. ¿Cuál Verdad? Nuestra Unidad eterna con el Creador como Un Solo Ser. Uno, no muchos y separados como nos hace creer el ego.

Cuando desde mi receptor (cerebro) capto información del campo del ego que me habla de separación, exclusión, caigo enredada/o en la trampa que teje el ego con sus pensamientos dementes. Es como una gran nube negra que intenta tapar la Luz de la verdad.

No pasa nada si caigo en la trampa del ego; pues puedo verlo, reírme de ello y Volver a Elegir mirar desde el Amor que soy/somos. Es observando la oscuridad y entregándola a la Luz, como nos liberamos. Una vez que entregamos la oscuridad a la Luz, soltamos y dejamos que surja lo mejor para todos; lo cual no es lo mejor para uno u otro, para Juan o para Pedro, sino lo mejor para la mente de todos. No hay dos, hay UNO.

Es una ELECCIÓN CONSCIENTE que estamos TODOS llamados: Escuchar la Voz del Amor, la Voz que nos recuerda que NO HAY DOS,  NO HAY UN OTRO AHÍ AFUERA, sino que HAY UNA MENTE compartida. Y esa mente compartida necesita ser purificada de la distorsión del ego que nos vende la idea que estamos separados, lo cual es el origen de nuestros conflictos. A veces resulta muy útil acompañarnos con un hermano/a poderoso/a para poder discernir y ver la oscuridad. Personalmente, ante un conflicto, busco una hermana/o para poder ver juntas y es muy liberador. La Voz de la Verdad nos habita a todos y nos habla de diferentes maneras; a veces, a través de un otro.

Cada uno de nosotros, somos una expresión de la misma mente. La separación es una ilusión.

Anthony de Mello decía que los humanos actuamos como si viviéramos en una piscina llena de mierda hasta el cuello y nuestra preocupación principal se redujera a que nadie levantara olas. La mierda es el ego y su idea de separación, causa de nuestros conflictos.

¿Que vamos a ELEGIR? ¿Escuchar la voz distorsionada del ego que nos separa o la VOZ del AMOR que nos une?

¿Qué vamos a ELEGIR? ¿seguimos nadando en la mierda que ofrece el ego o elegimos ver de otra manera?

Fabricamos mierda o extendemos Luz. No hay más.

No hay un Juan, no hay un Pedro, no hay una Guadalupe, lo que hay es LUZ infinita y la negamos al elegir al ego y su locura. Juan, Pedro, Guadalupe, no importa la forma ni el nombre, son expresiones de la mente. Lo que Hay es Luz que podemos elegir extender. Elegir la mentira del ego ya hemos experimentado demasiado, ahora podemos elegir la Luz, la Verdad y el Amor.

El conflicto nos permite ver mucho más allá, cuando elegimos escuchar la Voz de la Verdad. Todos podemos escucharla.

Comprender la unidad no significa que tengamos que estar con un otro como sea, pues no se trata de la forma, sino de volver consciente el contenido de la mente.

Somos Luz eterna e infinita, unidos al Amor del Creador y podemos extender Luz como el Creador crea.

Lección del día del Libro de Ejercicios de Un Curso de Milagros
LECCIÓN 43
Dios es mi Fuente. No puedo ver separado de Él.
Labor Personal
Ante un conflicto vincular, elijo mirar más allá, no quedarme atrapado en la idea que hay un otro fuera de mi que me hace daño; sino ir más allá y mirar la “mente”.
Todo es “mente”, y ahí es donde miramos para purificar las creencias y pensamientos falsos de separación.
Miro con Jesús, esa parte de la mente que recuerda la Verdad, y llevo todos los pensamientos de separación a la Luz del Ser divino que somos, uno con el Creador.
Si me quedo enredado en el ego, fabrico mierda en mi propia vida y en los que me rodean.
Soy responsable y tengo el poder de ELEGIR mirar desde la LUZ y extenderla.
¡Así sea querido lector/a!

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal y Espiritual, facilitando procesos de transformación interior. Guía y Acompañamiento para la Paz Interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up