Observar el deseo detrás de la experiencia

Nov 2, 2019

Observar el deseo detrás de la experiencia

Detrás de toda experiencia que nos aleje de la paz, se esconde el deseo de ser lo que no soy en verdad: ese Ser divino unido al amor del Creador. El malestar o el dolor oculta el deseo de experimentar ese dolor; el deseo inconsciente de negar la Luz que somos.

Cada vez que algo nos genere malestar, podemos indagar hasta llegar al deseo oculto de negar el amor de Dios. En lo profundo, de manera inconsciente, subyace el deseo de aniquilar el amor. Esto es donde tenemos que llegar a ver de la mano de Jesús, el recuerdo de la verdad en nuestro interior; e ir con él hacia ese deseo para llevarlo a Luz. Todos podemos escuchar la voz de Jesús en nuestro interior, es la voz del amor infinito que somos en verdad, del recuerdo de nuestra unidad con el Creador. Iluminando la creencia falsa de no ser digno de escuchar la voz del amor que se presenta muy frecuentemente cuando elegimos escuchar al amor en vez de seguir escuchando el ego que nos vuelve locos.

¿Podría odiar la Luz del Ser?

¿Podría no ser digna la Luz del Ser?

Desde este deseo oculto e inconsciente de aniquilar el amor, creemos en el ataque, que luego proyectamos afuera, hacia el mundo.  Jesús nos acompaña a ver detrás de esta locura que se gesta en el deseo de negar el amor, aniquilar, matarlo. Él nos mostró con su vida la indefensión, comprendiendo que el ataque que percibo afuera es una proyección interna de la mente que desea atacar. Aprender a ver desde el amor, junto con Jesús, es encontrar la paz del Ser inmutable que somos.

Más allá del mundo del miedo y del sufrimiento, Lo Soy Todo y Lo Tengo Todo🙏

Labor personal

Cada vez que perciba miedo o deseo de atacar; voy hacia mi interior, le pido a Jesús que me ayude y guíe para ver el deseo oculto de negar al Amor, matarlo.

Al admitir, de la mano de Jesús, el deseo oculto de negar la luz, de negar nuestra verdadera identidad, él nos regala el milagro de la liberación:

-Jesús tengo un deseo inconsciente donde niego que soy Luz, tengo una confusión sobre lo que soy, un deseo de una experiencia de negar lo que realmente soy, y tengo la voluntad de ver esto diferente…

Y lo escuchamos e él. Admitirlo nos abre la puerta al milagro de Jesús.

¿Podría la Luz estar confundida sobre lo que es?

¡Nos reímos junto con él! 😁 de la locura que solemos creer, del juego de olvidar nuestro Ser.

Nuestra responsabilidad es ver donde negamos la Luz divina y eterna que somos.

¿Cuánta Verdad queremos seguir negando?

Del deseo de negar nuestra verdadera identidad , del deseo de negar que Lo Soy Todo Aquí y Ahora, salen todos los pensamientos y creencias falsos que nos generan malestar. El deseo de negar el Ser, es la gran distracción con que el ego nos manipula cuando no estamos atentos y despiertos. Es como un juego donde de querer escondernos del propio Ser 😁 escondernos de la felicidad plena 😬 vaya locura… Huir del dolor es huir de la posibilidad de ver la verdad…La Luz está aquí y ahora✨ con honestidad y junto a Jesús que nos guía, nos reímos de la loca idea…😂

-Jesús enséñame dónde estoy negando que ya soy Luz, que ya soy Uno con el Creador.

-Jesús, ¿es que no quiero saber que soy Luz infinita?

Elijo decir Si Padre, Si. Gracias🙏

Si no hay felicidad plena, todavía hay un deseo oculto que podemos indagar para despejar de la mano de Jesús.

Esta práctica de aprender a escuchar la voz de Jesús la podemos hacer con otros hermanos, y resulta muy poderoso para todos, es volver a la felicidad plena.

🙏Gracias Gracias Gracias 🙏

Solo la Luz es real.
LECCIÓN 306, UCDM
El regalo de Cristo es lo único que busco hoy.
¿Qué otra cosa sino la visión de Cristo querría utilizar hoy cuando me puede conceder un día en el que veo un mundo tan semejante al Cielo que un viejo recuerdo vuelve a aflorar en mi conciencia? Hoy puedo olvidarme del mundo que fabriqué. Hoy puedo ir más allá de todo temor, y ser restaurado al amor, a la santidad y a la paz. Hoy soy redimido, y vuelvo a nacer en un mundo misericordioso y solícito; un mundo lleno de bondad en el que reina la paz de Dios.
Y de esta manera, Padre nuestro, regresamos a Ti, recordando que nunca nos ausentamos, recordando los santos dones con los que nos has agraciado. Venimos llenos de gratitud y aprecio, con las manos vacías y con nuestras mentes y corazones abiertos, pidiendo tan sólo lo que Tú concedes. Ninguna ofrenda que podamos hacer es digna de Tu Hijo. Pero en Tu Amor se le concede el regalo de Cristo.
¡Muchas Gracias por apoyar nuestra labor!

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Facilitadora de procesos de transformación interior, Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal y Espiritual. Guía y Acompañamiento para la Paz Interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up