ReConocer el Aprendizaje de todas nuestras experiencias

Ene 11, 2022

ReConocer el Aprendizaje de todas nuestras experiencias

En nuestra existencia humana, tenemos experiencias intensas que, si las procesamos desde la consciencia, podemos crecer, evolucionar, expandirnos.

Ahora bien, si nos quedamos atrapados en el trauma, se detiene ese crecimiento natural. Lo cual genera síntomas, y hasta enfermedad cuando no nos damos cuenta de aquello que tenemos que integrar en nuestra existencia.

Nos ayuda en el camino ir hacia nuestro interior, hacia nuestra alma y preguntarnos:

  • ¿Quién Soy?,
  • ¿Por qué estoy acá?
  • ¿Cuál es mi misión?
Esta indagación profunda nos permite abrirnos para recibir las comprensiones que nos impulsan a continuar nuestro desarrollo evolutivo.
Aprender y Compartir lo comprendido

Acumular estas experiencias que nos impulsan hacia nuestro desarrollo evolutivo y compartirlas con aquellos que lo solicitan y valoran , es parte de la misión:

“Usted es la persona que es visible para todos, y de cuyas experiencias armónicas, acumuladas a lo largo de su propio proceso de desarrollo todos pueden beneficiarse.
Comparta sus experiencias con los demás y obtendrá la vida eterna”. G. Grabovoi, Métodos de concentración: Día 11
En Síntesis
Un pasado no procesado estanca el crecimiento natural.
Desde la consciencia podemos ver el aprendizaje detrás de cada evento experimentado; y continuar nuestra evolución.
¿Quién Soy?,
¿Por qué estoy acá?
¿Cuál es mi misión?
Si no hay claridad de estas cuestiones esenciales de nuestra existencia en este plano, otros toman nuestra energía vital para su propia misión; es decir, caemos en manipulación.
Para meditar
“Para restaurar los eventos futuros a la norma, uno puede llegar a amar el pasado… …si amas, por ejemplo, todos tus eventos de los últimos diez años (es decir, los trataste con Amor), entonces has hecho lo norma de eventos para ustedes mismos para un año por delante de ustedes y así sucesivamente.” (página 17) Cita de “Teaching On Love” de Grigori Grabovoi, 2003
La serenidad, por Bert Hellinger
Sereno es aquel que es capaz de soltar. Por ejemplo, una preocupación, la revuelta del corazón tras una ofensa, una humillación, una calumnia. Sereno es también aquel que es capaz de dejar atrás viejos sueños, viejas pretensiones, viejos reproches, aquel que libera así el corazón de forma que esté sosegado, pronto y dispuesto para lo posible y lo regalado.
Sereno es por tanto también aquel que perdona, en el sentido de “lo pasado, pasado”, de no guardar rencor por nada.
Esa serenidad es fuerza sin emociones, disposición concentrada del alma a lo venidero, al ahora.
María Guadalupe Buttera

PorMaría Guadalupe Buttera

Nací en Santa Fe, Argentina, el 17 de abril de 1966. Me desempeño como Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal y Espiritual, facilitando procesos de transformación interior. Op. en Psicología Social. Counselor.

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
es Spanish
X
error: Este contenido está protegido
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta!x
()
x