Reconocer la “culpa e ira inconscientes” para poder liberarnos

Dic 17, 2019

Reconocer la “culpa e ira inconscientes” para poder liberarnos

El cielo no es un lugar donde vamos cuando morimos; el cielo es el recuerdo que somos Amados Eternamente por el Creador.
El infierno es el deseo de dudar el Amor que somos; es el deseo de negar a Dios, de matar a Dios.
La culpa inconsciente que surge de la loca idea de habernos separado del Creador, nos hace creer que vamos a ser castigados. Todo surge de la mentira del ego; y solo podemos liberarnos cuando nos volvemos conscientes de esas falsas ideas.
Un error muy frecuente es intentar negar el ego, negando el miedo, la culpa, la ira.
Y esto lo torna más poderoso.
Se trata de volvernos conscientes, ver, observarlo en nosotros mismos; de la mano de nuestro sabi@ interior, nuestro Ser esencial*.
Nuestra responsabilidad es ver, darnos cuenta de cómo nos opera el ego de manera inconsciente; y estos pensamientos falsos se los entregamos a nuestro Ser*.
Así es como se disipa la oscuridad, llevándola a la Luz.
De instante a instante, en nuestra vida cotidiana, cada vez que algo nos genere carga emocional, significa que viene del ego y nosotros podemos elegir mirarlo de frente y llevarlo a la Luz.
Es nuestra tarea esencial, si deseamos vivir desde la Verdad.
Estamos muy apegados al sistema del ego, y solo dándonos cuenta podemos dejar de ser sus esclavos y trascenderlo.

Al reconocer la culpa, el miedo, la ira, que surgen de la falsa creencia de estar separados del Creador, podemos liberamos de este auto engaño; entonces el Amor de Dios aflora a nuestra consciencia.

El Curso de Milagros nos dice que la meta del ego es el asesinato (T-23.III.1:5). No podemos ignorar los deseos ocultos de matar, es mirándolos de la mano de Jesús como podemos atravesar la inestabilidad, experimentar la naturaleza ilusoria de nuestra culpa y miedo, el “aparente terror” al que se refiere el Curso (T-18.IX.3:7), y conocer el Amor de Dios que nos sostiene verdaderamente.

Entonces, de la mano de nuestro Ser*, navegamos mar adentro del oscuro inconsciente colectivo que compartimos, observamos la culpa, el miedo, la ira, el deseo de venganza; observamos la proyección de estas emociones a nuestros hermanos. Observamos la ira y el deseo oculto de matar, el deseo inconsciente de matar a Dios creyendo que tenemos que protegernos de su ira al haberlo abandonado; todo ello consecuencia de la LOCA IDEA del EGO que NOS ATRAPA si lo negamos y no nos damos cuenta.

Tenemos ya todas las comprensiones para ver, vernos, y liberarnos. Recordando la verdad de nuestro Ser unido eternamente al Amor de Dios.

T-23.III.1:5   Su única intención es asesinar, y ¿qué forma de asesinato puede encubrir la inmensa culpabilidad y el terrible temor a ser castigado que el asesino no puede por menos que sentir?
T-18.IX.3:7  Pero Dios puede llevarte hasta allí, si estás dispuesto a seguir al Espíritu Santo a través del aparente terror, confiando en que Él no te abandonará ni te dejará allí.
*Llamamos Ser esencial a esa parte nuestra que recuerda la Verdad, la unidad eterna con el Creador. Es la consciencia Crística que Jesús nos enseñó y nos dejó disponible para recordar nuestra esencia divina; nuestro verdad, que es amor, luz y alegría. Cada vez que en esta web aparecen estas palabras: Ser, Espíritu Santo, Jesús, Luz, nos referimos a este recuerdo de la Verdad en nuestro interior.

 

¡Muchas Gracias por apoyar nuestra labor!
Entrena tu mente con los ejercicios diarios de UCDM. Comparto sobre ello en este link:
María Guadalupe Buttera

PorMaría Guadalupe Buttera

Nací en Santa Fe, Argentina, en abril de 1966. Me desempeño como Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal y Espiritual, facilitando procesos de transformación interior. Op. en Psicología Social. Counselor.

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
error: Este contenido está protegido
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta!x
()
x