ReCordando Nuestro Origen

Jul 17, 2018

ReCordando Nuestro Origen

Todo procede de la misma Fuente y hacia la misma Fuente se ordena.

Compartimos un inconsciente colectivo donde hay miedo y culpa.
Y ese miedo y culpa surge de creernos separados de la Fuente.
No estamos solos, estamos conectados al Creador.

El Espíritu Santo, Jesús, nuestro verdadero Ser, es el intermediario que sana nuestra mente y activa el recuerdo de nuestro verdadero Ser: un solo Hijo unido al Creador.

Asumo lo que experimento a diario y dialogo con él, contándole todo lo que siento.

Vivo consciente, y con humildad me entrego al Espíritu Santo (puro) que habita en todos nosotros y es el recuerdo de nuestro verdadero Ser, que es Uno con el Creador.

 Gracias Gracias Gracias 

Me perdono porque no lo sé hacer mejor.
Me perdono porque hago lo mejor que puedo con la información que tengo.
Me amo y acepto como soy.
Me abrazo y me contengo con amor.

“Sean transformados mediante la renovación de vuestra mente” Romanos 12: 2 

Para meditar
Tenemos una parte pura, nuestro Ser; y una parte egoica. 
El Ser vive en sintonía con el Creador: Amor.
El ego está desconectado de la Fuente, ha olvidado a que vino y para qué. 
De a poco va creciendo el Ser y debilitándose el ego.
¿Cómo? auto observándonos en la vida cotidiana, en nuestros vínculos, mirándonos con Jesús que nada juzga, y entregándoselo a él para que nos sane la mente loca del ego que nos llena de ansiedad, miedo y culpa.

Ejercicio «Junto con Jesús, me observo como me ve el Creador»
Respiramos 3 veces conscientemente💨💨💨

Conectados con nuestro , y sentimos brillar el reflejo de la Luz del Amor del Creador 
Vamos a observarnos a nosotros mismos desde el punto de vista del Creador, como él nos observa: con ALEGRÍA, LUZ y AMOR.
Y desde este punto veo, siento y actúo como el Creador ve, siente y actúa; me observo a mi mismo:
-¿que me aleja de aquello que deseo lograr? lo quito, lo extirpo.
-¿que me acerca de aquello que deseo lograr? lo agrego.
Gracias Gracias Gracias

Jesús nos dice en UCDM

“Nadie viene al Padre sino por mí” no significa que yo esté en modo alguno separado de ti o que sea diferente, excepto en el tiempo, y el tiempo no existe realmente. La afirmación tiene más sentido desde el punto de vista de un eje vertical que de uno horizontal. Tú estás debajo de mí y yo estoy debajo de Dios. En el proceso de “ascensión” yo estoy más arriba porque sin mí la distancia entre Dios y el hombre sería demasiado grande para que tú la pudieses salvar. Yo salvo esa distancia por ser tu hermano mayor, por un lado, y por el otro, por ser un Hijo de Dios. La devoción que les profeso a mis hermanos es lo que me ha puesto a cargo de la Filiación, que completo porque formo parte de ella. Tal vez esto parezca contradecir la afirmación “Yo y el Padre somos uno”, pero esa afirmación consta de dos partes en reconocimiento de la mayor grandeza del Padre. Capitulo 1. II 4:1-7

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Consultora y Facilitadora de procesos de transformación interior, Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal. Op. en Psicología Social. A partir de 1996 me encuentro explorando y llevando a la práctica diversos modos de abordajes en el ámbito de la relación de ayuda, el desarrollo personal y la filosofía aplicada a la vida cotidiana. Mi misión personal consiste en: “Facilitar que las personas redescubran su propio camino hacia el Amor que habita en su interior” Guía y acompañamiento para la paz interior, a través del desarrollo personal y espiritual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up