Volvernos conscientes de lo que creamos desde la mente

May 8, 2019

Volvernos conscientes de lo que creamos desde la mente

Hoy reflexionamos la lección 128 del libro de lecciones diarias de UCDM, que nos dice:
«El mundo que veo no me ofrece nada que yo desee»
¿A qué se refiere «El mundo que veo no me ofrece nada que yo desee»? 

Jesús se refiere al mundo proyectado por el ego, el mundo que venimos creando desde la separación, el miedo y la culpa.
Y NO se trata que abandonemos ese mundo, sino que seamos conscientes que no es lo que deseamos en esencia; y que, al verlo, lo entreguemos al Espíritu Santo/Ser para que TRANSFORME el miedo y la culpa, en AMOR.

Nuestra responsabilidad es VER el miedo y la culpa desde donde venimos creando, y ENTREGARLO para que sea transformado en amor, que es lo único real.
En estos párrafos del libro Un Curso de Milagros, encontramos más luz sobre ello: 
“He dicho repetidamente que el Espíritu Santo no quiere privarte de tus relaciones especiales, sino transformarlas. Y lo único que esto significa es que Él reinstaurará en ellas la función que Dios les asignó. La función que tú les has asignado es claramente que no sean fuentes de felicidad. Pero la relación santa, comparte el propósito de Dios, en lugar de tratar de inventar otro para que lo substituya.” (T-17.IV.2:3-6)
“El Espíritu Santo sabe que nadie es especial. Mas Él percibe también que has entablado relaciones especiales, que Él desea purificar y no dejar que destruyas. Por muy profana que sea la razón por la que las entablaste, Él puede transformarlas en santidad, al eliminar de ellas tanto miedo como le permitas. Puedes poner bajo Su cuidado cualquier relación y estar seguro de que no será una fuente de dolor, si estás dispuesto a ofrecérsela a Él para que no apoye otra necesidad que la Suya. Toda la culpabilidad que hay en tus relaciones especiales procede del uso que haces de ellas. Todo el amor, del uso que Él hace de ellas. No temas, por lo tanto, abandonar tus imaginadas necesidades, las cuales no harían sino destruir la relación. De lo único que tienes necesidad es de Él.” (T-15.V.5)
Luego, en la lección 129 nos dice «Más allá de este mundo hay un mundo que deseo»
El mundo que deseamos es el mundo de amor, de la verdad, que podemos elegir con consciencia, entregados a la luz del Creador.
Para meditar

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Facilitadora de procesos de transformación interior, Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal y Espiritual. Guía y Acompañamiento para la Paz Interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up