Cuando las emociones son heredadas de nuestro árbol genealógico

Cuando las emociones son heredadas de nuestro árbol genealógico

Cuando preguntas algo con verdadera intención de saber la respuesta,
esta sale a la luz.


Hace unos dias venia sintiendo una cierta tristeza… pero no tenía claro por qué.

En esto de auto-observar y dejar fluir, asi lo hice.

En dos oportunidades, en mi trabajo de consultora psicológica, me resonaron mucho dos casos.

Uno se trataba de “despedida”. Un hombre grande (60 años) que cuando navegamos mar adentro, le surgió una vieja angustia cuando a sus 3 años se despidió de sus abuelos y vino en barco con sus padres a Argentina.

El otro era una mujer de 45 años, que trabajando tbien con sus emociones como lo hago habitualmente, surgió su profunda “angustia” al tener que despedirse de su abuelos con quienes vivia, cdo se mudó del campo a la ciudad cuando tenía 6 años.

Estos dos casos resonaron en mi corazón, empaticé con las emociones, me “di cuenta”, me “di tiempo” para ver, y me “di amor” mimándome un poco más.

Pasaron unos cuantos dias de esto, y me dije: a ver a ver… qué te impactó… y esperé…

Asi surgieron dos palabras: “despedida” y “angustia“.

Escribi y coloqué en un papel “despedida” y en otro papel “angustia“.

Me paré delante de los dos, con una actitud de recogimiento interior, y dejé que algo surja…

La “despedida” me conectó con mi abuelo paterno. Sé que él vino de Italia y sufrió mucho por eso.

Y la “angustia” me conectó con mi abuelo materno. De él sé de su profunda angustia al morir un hijo suyo de 7 años.

Los dos abuelos murieron tempranamente, y a ninguno de los dos conocí, ni fotos de ellos tengo.
Entonces, visualicé a cada uno de ellos y le dije:

“Ahora te veo.
Te tomo en mi corazón.
Soy tu descendiente.
Gracias por ser mi abuelo.
Te honro.
Tú eres el grande y yo la pequeña”
“Tu por ti y yo por mi”
Este sentir mío y esa resonancia observada, fue una señal que en mi sistema familiar era necesario honrar y devolver la dignidad a estos dos abuelos.

Cada ser forma parte de un sistema mayor,
y tiene allí un lugar y un papel que cumplir.
Ampliar nuestra mirada,
y tomar conciencia que pertenecemos a un “gran conjunto”.

Respiras profunda y concientemente. miras hacia adelante, hacia la Vida, visualizando a los lejos la Luz de la Vida, una luz lejana, infinita, poderosa; inhalas y tomas esa energía de vida, exhalas y sueltas todo lo que ya no necesitas hoy en tu vida, lo entregas a Dios…


“Por favor Padre libera las memorias de dolor, rechazo, abandono, soledad, odio, venganza, miedos, ira, celos, envidias, divisiones, enfermedades……… en mi, en mi familia, en la familia humana… gracias…. por favor…. si….”


Y sigo entregándome a la vida como es…


Cariños! Adelante! Te veo! Es bueno verte! 😉


«y digo estas cosas en el mundo para que tengan en sí mismos mi alegría colmada»

ByMAría GuAdaLUPe butterA

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Consultora y Facilitadora de procesos de transformación interior, Escritora sobre Crecimiento Personal. Op. en Psicología Social. A partir de 1996 me encuentro explorando y llevando a la práctica diversos modos de abordajes en el ámbito de la relación de ayuda, el crecimiento personal y la filosofía aplicada a la vida cotidiana. Mi misión personal consiste en: “Facilitar que las personas redescubran su propio camino hacia el Amor que habita en su interior y el Poder para crear su propia vida”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up