Liberarse de apegos

Jul 25, 2010

Liberarse de apegos

¿A qué/quién estoy apegado?

Piensa en una persona, una situación, un objeto, un trabajo, o un lugar del
pasado del cual sientes excesivo apego. Visualiza que la tienes frente a ti, de
pie. Aproxímate, da una o dos vueltas a su alrededor, observándola
pacientemente, y experimentando las sensaciones y sentimientos que te produce
en tu cuerpo su cercanía.
Ahora aléjate un poco de esa persona, situación u objeto y vuelve a situarte
enfrente suyo, a una cierta distancia, y visualiza que esas sensaciones de
estar apegados se materialicen por ejemplo en una soga (o cualquier otro objeto
que una el cuerpo del uno al del otro). Observa detenidamente esa atadura.

¿Qué necesidades satisfago en este vínculo?
Pregúntate cuáles son las necesidades emocionales que satisfaces en ese vínculo, aquello especial que
percibes y cuáles son los beneficios que te brinda esa relación.

Despierto mi verdadero Ser
Visualiza una nueva imagen de ti mismo como si hubieses despertado y
evolucionado más allá de tu apego actual.
Ese nuevo Ser es nutriente, protector, amoroso y puede darte lo que necesitas.
Tiene, además, aquellas cualidades que aprecias del otro de quien sientes
apego. Inhala profundamente y luego sueltas… conscientemente.

Re-conectando con mi Ser Esencial
Ahora visualiza nuevamente la persona, situación o lugar de la que sientes apego,
frente a ti; y vas a imaginar que tienes, por ejemplo una tijera; y vas a
cortar esa soga que te mantenía atado/a.
Miras a tu Ser Esencial y creas ahora una unión con él como la que tenías con la
otra persona.
Luego te vas acercando a tu Ser hasta que sientas que eres uno con él.
Ahora eres dependiente de ti mismo! Disfruta de tu libertad y de los dones y talentos
de tu propio Ser despierto. Lo que buscabas fuera estaba dentro de ti!

Reconocer la ilusión que significa responsabilizar a otro de llenar el vacío interior, desmantela el conflicto.
Busquemos la seguridad en nuestro Ser Original, creado a semejanza del Creador, que es eterno e imperecedero; en lugar de en el pequeño yo -o en un otro-, que es transitorio.

En la vida cotidiana, me observo, observo cuándo se activa una emoción en mi, y dialogo con mi Ser, le cuento de qué se trata la experiencia y se la entrego a esa parte de mi que sabe y desde donde puede venir la transformación.

VERNOS, OBSERVARNOS y ENTREGAR esto que veo a nuestro SER, esa parte nuestra conectada a la Verdad y desde donde viene la liberación. Con perseverancia, constancia, cada vez que me observo en un sentimiento que me pesa, respiro para volver al aquí y ahora…. y pedimos a nuestro Ser la percepción correcta de la situación.

¡Bendiciones!
II – Otro ejercicio para soltar apegos

Tomas 5 piedras. Piensas en personas, situaciones, heridas, o creencias a las que sientas apego✍

Elije las 5 más intensas y anotas en cada piedra una palabra que haga referencia a cada una de ellas. Así cada piedra representará un apego.

Por ejemplo: si tengo apego a la creencia que “no merezco ser amado/a”, en la piedra escribo:”no merezco”. Y así con las 5 piedras. Luego nos disponemos a cargar con estas piedras en el bolsillo y llevarlas durante un día.

Cuando sientas que ya es suficiente y elijes dejar de cargar con esto, tomas una de esas piedras y puedes elegir soltarla, con consciencia, elijes liberarte de la carga. Entonces, te deshaces de la piedra, enterrándola por ejemplo. Tengamos claro que lo que estamos enterrando es la emoción tóxica, la fantasía de apego que nos aleja de la verdad de nuestro Ser. Si se tratara de un vínculo, por ejemplo, no estamos arrojando o enterrando el vínculo sino la fantasía, la ilusión, el sentimiento tóxico que nos aleja de la Verdad, quitándonos libertad.

Así, nos deshacemos de todas las piedras, con consciencia y en conexión con nuestro Ser, ese sabio/a interior que recuerda la verdad.

Se trata de tomar consciencia de la ilusión del apego y elegir soltarla, de la mano de nuestro Guía interior.

Detrás del apego se esconde el olvido de nuestro verdadero Ser unido eternamente al Amor del Creador.

Para profundizar en este tema te sugiero la lectura del libro MADURANDO NUESTROS APEGOS, Editorial San Pablo, M. Guadalupe Buttera y Dr. Roberto F.

“El que ama es capaz de soltar”. Bert Hellinger

Te comparto el libro “Elijo la Paz”, disponible gratuitamente en formato PDF en el sig. link:

Y si prefieres escuchar audios, los encuentras en este link:

https://despertarycrecer.com/audio-libro-elijo-la-paz-9/

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Escritora y Comunicadora para la Paz Interior. Op. en Psicología Social. Counselor. Facilitadora de Un Curso de Milagros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up