¿Nos vinculamos para nutrirnos y apoyarnos mutuamente?

Ago 27, 2019

¿Nos vinculamos para nutrirnos y apoyarnos mutuamente?

En relaciones de pareja suelen surgir conflictos que tienen que ver con el intercambio en desequilibrio, que establecen entre ambos y de manera inconsciente.

Bert Hellinger observó sabiamente, que es necesario un equilibrio entre el dar y tomar, para que una pareja pueda vincularse de manera sana y prosperar.

Este intercambio equilibrado es posible cuando maduramos y nos volvemos adultos.

Es decir, cuando ya no esperamos encontrar en la pareja a una «madre» o a un «padre», sino que vemos al otro como igual, y nos relacionamos de manera cooperante, para nutrirnos y apoyarnos mutuamente en nuestra experiencia humana.

Por el contrario, cuando aún no maduramos y permanecemos emocionalmente como niños o niñas, esperamos en un otro que nos dé aquello que nuestras padres no nos dieron, y ahí es donde emergen los conflictos. Claro está que esto se experimenta de manera inconsciente, y el desafío es poder verlo, volverse consciente del «desde dónde» surge esta experiencia conflictiva.

Si no nos damos cuenta desde dónde se generan nuestros conflictos, estos se multiplican cada vez más, mostrando diferentes formas del mismo contenido: esperar que un otro me dé lo que yo no soy capaz de darme a mi misma/o. Por ejemplo: uno espera atención (de diferentes formas) y otro espera ese amor que no se da a si mismo/a.

Esta manera de vincularnos no solo la observamos en la pareja. También podemos verla en otros vínculos, generando multiplicidad de conflictos.

De esta manera, como los parásitos que viven a expensas de otra especie viviente, aunque no lo destruyan, nos hacemos daño unos a otros.  

Detectar el origen de los conflictos, es esencial para salir de ello, de lo contrario, quedamos atrapados en una rueda loca de repeticiones, creyendo que el problema «lo tiene el otro», o que «no soy capaz de lograr una relación sana». Todas estas creencias falsas surgen de la idea ilusoria del ego que «afuera voy a encontrar aquello que no tengo en mi«; cuando es al revés: a partir de encontrarme a mi misma/o como una totalidad amorosa, puedo encontrarme con otro ser y ayudarnos a expandir la luz que ya somos. 

Aprender a vincularnos sanamente es nuestro desafío

Como humanos, estamos aprendiendo a vincularnos de manera adulta, pues heredamos patrones vinculares que nos alejan de nuestro Ser, ese Ser puro amor unido al Creador. Ahora podemos verlo y elegir retornar a la Verdad.

Vincularnos desde nuestro Ser es un regalo que podemos ofrecernos mutuamente. Un regalo de Amor, Luz y Alegría, que nos recuerda que «Somos tal como Dios nos creó, un solo Ser unido a Él en el Amor» (UCDM)

Gracias 🙏Gracias 🙏Gracias 🙏

Para meditar
Los parásitos son organismos que viven a expensas de otra especie viviente, sin destruirlo pero hacen daño.
Hay pensamientos que también resultan parásitos, pues nos hacen daño, al alejarnos de la Verdad: el amor.
Pensamientos, vínculos, emociones, pueden ser como parásitos que nos quitan energía vital.
Labor Personal
¿Qué hacemos con ello?
☑darnos cuenta,
☑observarnos, y
☑entregarlos a esa parte nuestra, nuestro verdadero Ser: llevando esa oscuridad a la Luz del Ser.

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Facilitadora de procesos de transformación interior, Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal y Espiritual. Guía y Acompañamiento para la Paz Interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up