El Perdón desde Un Curso de Milagros

Abr 22, 2019

El Perdón desde Un Curso de Milagros

UCDM nos habla del perdón como esencial para liberarnos; y no se refiere al perdón como lo conocemos*, sino que se refiere al perdón como la corrección de la percepción que hace que vivamos infelices. Percepción que es consecuencia del sistema del ego que se cree separado del Creador y de los otros. Perdona las creencias, pensamientos, juicios que sostienen la separación.

El perdón desde UCDM corrige la enseñanza del ego de que la Voluntad de Dios es que suframos como expiación por nuestros pecados. 

Entonces, perdono lo que hay en mi erróneo que está creando este efecto en mi vida; y si es un otro que me lo está mostrando, es un espejo que me muestra algo inconsciente en mi.

Por ejemplo, si otro me maltrata, esto me está señalando que yo misma me maltrato, el afuera es efecto de aquello que hay en mi mundo interior. Cuando yo me maltrato, estoy maltratando al «Hijo de Dios» (Ser). Si creo que no valgo, si me juzgo, se lo estoy haciendo al «Hijo del Creador».

Y lo mismo cuando juzgo a un otro, desvalorizándolo o como sea que se exprese el ataque, lo estoy haciendo al «Hijo de Dios». El Espíritu Santo no hace diferencia entre el otro y yo. Recordemos que UCDM nos recuerda que el Creador solo tiene «Un Hijo», ese Ser puro amor desde donde todos venimos, en él somos Uno y Uno con el Creador . Creerse «especial» es parte del engaño del ego, porque para el Creador solo existe Un Hijo.

En este sueño (asi llama el curso nuestra experiencia terrenal) nos percibimos separados, pero desde la dimensión de nuestro Ser, somos Uno. Así como observamos los dedos de nuestra mano, separados pero a la vez unidos en nuestra mano, asi nos percibimos separados en esta dimensión concreta, pero desde el Ser somos Uno, y todo lo que haga a un otro me lo estoy haciendo a mi mism@; y lo que me haga a mi, lo estoy haciendo también al otro.

Esto es lo que perdonamos, la percepción errónea de la separación, desde donde creamos malestar e infelicidad, para nosotros mismos y para nuestros hermanos, la filiación como llama UCDM.

Y desde esta perspectiva, el otro me muestra a modo de espejo, aquello que no veo en mi, aquello que permanece inconsciente se me muestra a través del otro cuando algo me molesta demasiado o si me agrada demasiado, también sería parte de mi. Tanto la sombra (lo que rechazo) como la luz (lo que admiro), ambos son parte de la misma mente que compartimos toda la filiación.

En el vinculo con el otro es donde puedo ver y verme, y puedo ELEGIR corregir mi percepción, eligiendo de nuevo cada vez que he elegido erróneamente.

¿Qué he pensado que el Creador no hubiera pensado?

1º Reconocer/Asumir

Mi responsabilidad es darme cuenta que he elegido mal pues no estoy en paz, y entonces elijo de nuevo, elijo mirar con los ojos del Ser/Espíritu Santo, nos dice el curso.

2º Entregarlo al Espíritu Santo/Ser

Todo eso es lo que necesito ver conscientemente y perdonarlo, entregándolo al Ser/Espíritu Santo, para que sea purificado, transformado.

Todo esto está en sintonía con los ejercicios y reflexiones que compartimos en esta página desde el año 2007. 

*Venimos creyendo en el perdón dual, donde alguien perdona a otro que hizo daño, donde hay uno que es inocente y otro que es culpable. Esta dualidad «inocente-culpable», es el perdón del ego, desde la mirada del sistema de creencias de separación del ego. Mientras que el perdón que Jesús nos enseña en UCDM es mirar hacia adentro junto a él, y darnos cuenta que la culpa inconsciente de creerme separado de Dios ha sido proyectada fuera, creando desde esa fantasía lo que vemos como daño.

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Consultora y Facilitadora de procesos de transformación interior, Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal. Op. en Psicología Social. A partir de 1996 me encuentro explorando y llevando a la práctica diversos modos de abordajes en el ámbito de la relación de ayuda, el desarrollo personal y la filosofía aplicada a la vida cotidiana. Mi misión personal consiste en: “Facilitar que las personas redescubran su propio camino hacia el Amor que habita en su interior” Guía y acompañamiento para la paz interior, a través del desarrollo personal y espiritual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up