La Doctrina del Amor, por Grigori Grabovoi

Mar 18, 2022

La Doctrina del Amor, por Grigori Grabovoi

“La Doctrina del Amor – Creando un Hombre con Amor”

Conferencia de Grigori Petrovich Grabovoi del 25 de julio de 2003. Transcripción de Lydia Suntseva.

En esta conferencia, Grigori Petrovich revela los principios fundamentales de la dirección estructural “La doctrina del amor”. Esta dirección puede ser considerada como un sistema metodológico habitual para el desarrollo de la estructura de la Doctrina y, entre otras cosas, puede ser utilizada como los demás métodos aplicados a la prevención de una posible catástrofe global, para asegurar el desarrollo armónico y cumplir las tareas personales en la gestión del control de la realidad. El principio de “Crear un hombre con amor” se puede utilizar con éxito para curar cualquier enfermedad, considerando el cuerpo humano como un sistema integral. La “Doctrina del amor” de Grigori Petrovich Grabovoi se basa en la definición del amor, tanto de Dios como del hombre.

“Las principales características del amor, desde el punto de vista de la salvación de todos, se basan en el principio de que el amor está en todas partes, que el amor está siempre y es considerado como el sistema fundamental del mundo.

Desde el punto de vista de Dios, la acción es amor.

Cuando una persona ama sus acciones, entonces actúa correctamente y con precisión, actúa prácticamente como lo hace Dios.

La acción del amor es una acción fundamental, toca simultáneamente todos los asuntos de la personalidad y el mundo entero en un punto de consciencia comprimida y concentrada. Para la auto-resurrección o resurrección de los demás bajo la acción de Dios, necesitamos ver el amor como un sentimiento del corazón que proviene de una persona, es decir, un sentimiento que penetra en todas partes, en todo espacio y tiempo y no tiene un origen primario. Dios actúa exclusivamente con amor, por lo que toda persona es también producto del amor de Dios, es decir, el cuerpo material de una persona es amor de Dios por el mundo.

El hombre, actuando con amor, actúa en armonía con el amor de Dios, y todo lo que nos rodea está creado desde el nivel del amor, de hecho, es una manifestación del amor de Dios en nuestra acción en relación con Él. Al actuar con amor, estamos realizando Su meta de desarrollo eterno.

Entonces resulta que el desarrollo eterno es algo que nos concierne a todos, como colectivo y en particular a cada uno de nosotros individualmente. La penetración del amor de Dios por todos se da exactamente de la misma manera.

Dios individualmente nos da a cada uno de nosotros tanto amor como nos da a todos juntos, como colectivo.

El amor es el futuro completamente abierto y completamente transparente de cada persona si se mira a sí misma a través del amor.

El amor forma un claro sistema predictivo de eventos favorables, pero para esto uno debe amar constantemente a todos y al mismo tiempo realizar todas las acciones con amor, para que el futuro sea eterno y las personas estén eternamente sanas.

Si en todo lo que una persona produce, en cada acción que una persona hace, pone amor de la misma manera que Dios, entonces recibe un desarrollo eterno y todo lo que es hecho por sus manos existe para siempre. Por ejemplo, un cuadro pintado con amor dura para siempre. Una cosa también hecha de madera, si está hecha en forma de amor, entonces existe eternamente.

El amor es la base a partir de la cual el mundo crece eternamente y se desarrolla eternamente.

Una persona que actúa con amor manifiesta una eternidad que proviene de su cuerpo físico. Pero hay un amor externo que va a su cuerpo físico, por ejemplo, el amor de un árbol, una planta, el mundo, el aire, todo esto se construye sobre el amor simultáneo.

La simultaneidad del amor por cada dato da como resultado el presente. Dios hace todo al mismo tiempo, aquí y ahora. No es posible describir el amor con palabras, el amor está fuera de la expresión verbal. Y cuando hablamos de la acción de la palabra, es decir, consideramos el nivel de la palabra, entonces el nivel del amor en este caso es como el que está después de la palabra y antes de la palabra. Y si usamos esta tecnología para curar una enfermedad, entonces es suficiente considerar el esplendor del amor, tanto antes de la acción, es decir, antes del inicio de la enfermedad, como después de que el cuerpo se cura. Y cuando consideramos el esplendor del amor antes y después, entonces recibimos una cura, o recibimos una frecuencia de eventos favorables. La acción del amor es tal que el amor no existe en el sistema de la enfermedad. Donde hay amor, allí, en principio, no puede haber un sistema negativo de eventos.

El amor proviene originalmente de Dios, por lo tanto, cuando comprendemos este nivel, podemos construir libremente con amor cualquier evento favorable, donde cada elemento será un elemento de eternidad. El hombre nace con amor. Solo un amante / ser amado viene a este mundo y realmente interactúa con el mismo sistema de amor que el mundo exterior en relación con él.

La armonía es el amor mutuo del hombre y del mundo. Entonces resulta que como el aire da vida a una persona, significa que el aire ama a una persona, etc. Y cuando consideramos la interacción no solo del aire y los seres humanos, sino también las interacciones intermoleculares en el aire mismo, como el amor mutuo del mismo tipo de sistemas que crean un cierto nivel intelectual, resulta que cualquier sistema es un sistema intelectual. Es decir, el aire es un sistema inteligente. Al igual que el suelo, nuestro hábitat, es un sistema inteligente. Es decir, vemos que el amor le da a cualquier sistema en el mundo el estatus intelectual más alto. En el amor, cada información se expresa al máximo. Y al mismo tiempo, no hay violación de ningún derecho: nadie está arriba, nadie está abajo, todos los sistemas tienen un nivel máximo de desarrollo. Y este nivel es el nivel de acercamiento a Dios, de hecho, toda información existente se acerca a Dios de la misma manera, en el mismo nivel. Resulta que aquí tenemos un sistema completamente universal para el pensamiento fructífero.

Y si surge la pregunta: “¿en qué campo pensar”? ¿Es más fácil pensar en el campo del amor al mundo (macrosalvación) o en el campo del amor propio (salvación individual)?

Un pensamiento construido sobre el amor es un pensamiento que conduce precisamente al desarrollo eterno, a la paz eterna y al hecho de que uno piensa en Dios al mismo tiempo, y cuando piensas junto con Dios, entonces sientes y ves que tu cuerpo es absolutamente sano, armonioso y eterno en tu propia vida.

Es decir, la eternidad en tu propia vida, en este caso, está absolutamente, claramente trazada en la sincronía de tu pensamiento y el pensamiento de Dios. El espacio del amor a Dios es el mundo ordinario, percibido por todas las personas.

Y cuando consideramos el principio de control que proviene de cada uno de nosotros, vemos que el amor es lo que nos une en la acción final de la vida eterna.

Si haces la pregunta, “y con un desarrollo eterno en el futuro, ¿Cómo será el mundo”?

Este es un mundo de amor, en efecto, en el que todos los objetos de información se construyen sobre el amor por el mundo, por uno mismo, por Dios, es decir, por el desarrollo eterno. Y cuando ves el amor a Dios como el camino, queda claro que el amor a Dios eres tú mismo, y que eres eterno”.

Grigori Petrovich en esta conferencia muestra que lo que es creado por el amor, por nuestras acciones lógicas en el amor, no puede ser cambiado por ningún control externo, incluso físico.

“Si quieres mirar muy lejos los eventos del futuro y quieres que sean buenos, entonces tienes que enamorarte de los eventos del pasado. Y luego tácticamente alineas el nivel de eventos futuros. Si amas todos los eventos futuros durante un millón de años, luego de unos pocos miles de años entras en la etapa en la que amas todo y a todos.

Es decir, Dios te creó de tal manera que cuanto más te desarrollas, más amas a todos.

El cuerpo eterno es un cuerpo de amor, es decir, un cuerpo que ama a todos y todos lo aman.

El amor traduce naturalmente la vida de una persona en una estructura eterna.

El amor como sistema de control puede percibirse como una especie de faro que está fuera del espacio y el tiempo, y aunque es posible que no relaciones este concepto de amor con ninguna acción específica, solo necesitas ver el amor e ir en la dirección del amor. y será correcto.

Entonces resolverás de inmediato el problema del desarrollo armonioso, la vida eterna inmediata y, lo más importante, seguirás absolutamente, exactamente, tu personalidad. Porque para la personalidad, lo principal es, por supuesto, el Amor. Y cuando pasas al nivel de gestión completa de la realidad para resolver un problema a nivel macro, como parte de su solución puedes resolver con éxito cualquiera de tus problemas a nivel personal.

Porque es el faro del amor, que está fuera del espacio y fuera del tiempo, que te protege de cualquier influencia externa y te ayuda a sentir la paz interior, la paz exterior, el amor, que acerca un futuro ideal, cuando cualquier objeto se vuelve Eterno, y verás cómo la Eternidad comienza a edificarte y edificarte.

Una persona tiene un punto, a nivel del corazón, por donde está entrando constantemente una especie de flujo luminoso de eternidad. Y cuando ves esto, entonces entiendes que este es el amor de Dios, entra en tu corazón, y el resto del cuerpo se construye desde el corazón. Este proceso de construcción continúa indefinidamente, es la acción de Dios, que de hecho nos crea constantemente. Y cuando domines esta tecnología, podrás empezar a hacer algunas cosas por tu cuenta. Por ejemplo, para acercar este flujo o para fijarlo de alguna manera, estudia y finalmente comprende que el punto de entrada en tu cuerpo de un flujo luminoso externo es un punto que es eterno y está tanto en tu cuerpo como fuera del cuerpo. Este punto, o más bien es una célula, de hecho, es el mismo, como lo es el Dios Único.

Y esta célula comienza a manifestarse de cierta manera, incluso en eventos. A veces en algunos eventos futuros, lejanos o extremos, se enciende periódicamente. Si los eventos futuros están muy lejos, lo verás localmente. Si hay algunos eventos que deben superarse, comienza a brillar con una luz brillante y luego ves el resplandor a tu alrededor. Este resplandor que te rodea es el mundo exterior, que junto contigo supera algún evento extremo desfavorable. Es decir, en este caso, el mundo te ayuda. En esta célula se concentra la unificación, la ayuda del mundo, que es la presencia de Dios y al mismo tiempo el nivel transitorio externo por donde pasa el amor en vosotros y construye vuestro cuerpo. Cuando comienzas a pensar lógicamente en esta célula, ves que, de hecho, un corazón crece a partir de ella, y ese crecimiento se produce de manera armoniosa y tranquila. Es un mecanismo muy potente para la renovación del corazón o de los vasos sanguíneos. Una vez que encuentre exactamente la misma célula en su cuerpo que la del Dios Único, puede tener esta célula en todo su cuerpo para un desarrollo eterno a través de la realización y comprensión de cómo la misma célula, o un grupo de tales células, organiza el cuerpo físico.

La autoformación del cuerpo físico del Dios Único es Amor, que Él manifiesta constantemente a todos los objetos de la realidad. Y cuando te das cuenta, instantáneamente este tipo de célula también comienza a crecer por todo tu cuerpo. El Dios Único consta de todas estas células. Cuando comprendes este principio, que eres idéntico a Dios, es decir, cuando percibes que no estás separado del cuerpo físico del Dios Único, es suficiente amar, y amarás tanto a la célula maestra misma como a cualquier célula típica de su cuerpo al mismo tiempo. Entonces comprendes que tienes un cuerpo eterno y que has creado la eternidad en ti mismo. Y cuando comienzas, basado en la tecnología del amor, a crear tus células eternas en tu cuerpo, entonces los eventos de tu vida naturalmente toman forma instantánea y favorablemente. Ya no serán separados ni aproximados. Podrá salir de cualquier situación extrema sin pérdidas, y no lo afectarán, incluso si algo está sucediendo en algún lugar cercano. Y, por supuesto, puedes regenerarte y repararte en silencio. En el amor, el tiempo suele ser instantáneo y constante, es decir, un impulso de amor da un tiempo infinito para la regeneración. Solo necesitas tratar con cariño parte de tu sistema celular y tu cuerpo lo percibe como un impulso reconstituyente y reconstituyente sin fin.

Cuando aprendas a ordenar internamente estas ondas de manejo del amor en la estructura de tu cuerpo, verás que puedes construir tu cuerpo desde adentro para que el cuerpo comience a percibir el mundo exterior de una manera muy armoniosa. El nivel de transición de este mundo es como un suave movimiento del viento, y oscila todo el tiempo cerca de esta celda de la entrada del amor divino en ti, y el mundo se vuelve muy favorable, muy próspero. El amor es el coordinador más exacto de la realidad de la acción. Y tenga en cuenta que en ese momento cuando cree que es normal y percibe el mundo armoniosamente, entonces en ese momento definitivamente no hay explosión nuclear, y en ese momento ninguna información negativa lo afecta, 100%.

Por supuesto, surge la pregunta: “¿cómo prolongar este momento para siempre, eternamente”? La respuesta es simple: transmitir la “Doctrina del Amor” a todas las personas, para que cada persona que perciba la Doctrina desde adentro se dé cuenta de cómo actuar autónomamente con amor siempre, en todas partes y para siempre, y entonces el mundo será verdaderamente armonioso. Entonces no existirá el concepto de muerte, por lo que los resucitados se manifestarán de manera natural y clara a nivel físico, simplemente regresarán a sus lugares. Y, en segundo lugar, el concepto de muerte, lógicamente simplemente desaparece aquí porque finalmente entramos en el espacio de la vida de Dios, donde simplemente no hay muerte en absoluto. Nuestro amor recrea el espacio del amor de Dios en la Tierra, y en él simplemente se anulan las leyes de la muerte biológica, se está produciendo la resurrección, y para todos, nadie excluido.

Y cuando también entren mentalmente en estos sistemas de control, observen cómo se regenera la forma de pensamiento. Es decir, cuando hablamos de regeneración y restauración, no solo podemos hablar del cuerpo, podemos hablar del hecho de que podemos restaurar la forma de pensamiento. Y al mismo tiempo, el pensamiento restaurado es muy favorable para una persona, por ejemplo, la cabeza deja de doler, la carga deja de sentirse y la persona comienza a pensar de manera rápida y productiva, por lo que una regeneración muy poderosa proviene de aquí.

El amor es un medio para restaurar el alma y, en consecuencia, los pensamientos, la consciencia y, en consecuencia, el cuerpo. El amor es una especie de diapasón, un sistema de medida universal. Si entramos en la consciencia de nuestra única célula, entonces, desde el punto de vista de esta célula, nuestro cuerpo es amor. Y así como una persona se manifiesta en el macrocosmos, las células de su cuerpo se perciben a sí mismas.

Si alineamos el sistema externo de relaciones en la sociedad con el amor, las células del cuerpo se restauran a la normalidad. Y viceversa, al restaurar nuestro nivel celular, alineamos el sistema externo a la normalidad. Esto significa que la autocuración, la capacidad de curarse a uno mismo con amor, es un mecanismo poderoso para regular todo el mundo exterior. Y resulta que nuestro mundo corporal interior, el cuerpo físico de una persona, es el regulador canónico de todo el mundo como un todo.

Si una persona percibe su cuerpo como un cuerpo de amor, al mismo tiempo ve los mecanismos para el desarrollo del amor, que originalmente fueron dados por Dios. El amor es la acción personificada de Dios a través de la persona del hombre. Cuando una persona percibe el mundo con amor, entonces en esta manifestación percibe el mundo entero como integral y su mecanismo de percepción se equipará con el mecanismo de percepción de Dios, esta es la libertad absoluta del individuo. El Amor es un sentido exclusivamente creativo, es la gestión de todo acontecimiento encaminado a la Eternidad. Por lo tanto, cuando ves la Eternidad y aspiras a la Eternidad, obtienes un sistema complejo, en el que los eventos se desarrollan como Dios mismo lo ha ordenado. En el amor vivimos libremente, con naturalidad, sin distorsiones informativas. Tu alma amante crea consciencia en la acción, y aquí el espíritu, desde el punto de vista del amor, es una especie de portador de amor, es decir, una manifestación óptica del amor en relación con el mundo y con Dios.

El amor es perfecto, es una forma específica de controlar el cuerpo físico en relación con los eventos externos. Y desde la posición del punto de vista espiritual, el alma se distingue muy claramente en el amor, es decir, el alma tiene un sistema de matriz central de luminiscencia, como una especie de raíz. El alma es en realidad un sistema de realización del Dios Único en el hombre. Como gerencia, como empresa independiente, es necesario hacer tal gestión en el tema de este seminario para que sea un amor único, universal, completamente personal, amor por todos, y lo más importante, tu verdadero, verdadero amor, que es tuyo, y eso solo lo sabes tú.

Cuando lo miras, te das cuenta, y verás que todo está volviendo a la normalidad, es decir, todo está en la norma, todo es la norma. Y esto se hace de forma muy rápida y realista”.

Grigori Petrovich Grabovoi

Formación oficial de las enseñanzas de Grigori Grabovoi: Fundación Grabovoi que dirige Stefano Candela, puedes acceder a través de este link  https://grabovoifoundation.academy/es/courses/formacion-oficial/

María Guadalupe Buttera

PorMaría Guadalupe Buttera

Nací en Santa Fe, Argentina, el 17 de abril de 1966. Me desempeño como Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal y Espiritual, facilitando procesos de transformación interior. Op. en Psicología Social. Counselor.

guest
2 Comentarios
más nuevos
más antiguos vás votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ruben Aragón
Ruben Aragón
18 marzo, 2022 2:39 pm

Esto me recuerda de cuando leí de Sócrates que en cuanto el hombre conociese la bondad y la aplicara el mundo iba a cambiar, pues nada a ocurrido, es más, cuando a Jesús el Cristo le dijeron “maestro bueno ” el se enoja y contesta que hay uno solo que es bueno y ese es el PADRE.
Lo mismo va a ocurrir con este pensamiento, se habla mucho del amor pero nada cambia, y porque no cambia? Porque no conocimos a DIOS.
El hombre nace a imagen y semejanza de Adán nuestro padre, y de él heredamos la maldad, la cual nos acompañará hasta el día de nuestra muerte, por eso DIOS PADRE a enviado a su Hijo JESUCRISTO para salvarnos, redimirnos, y sanarnos de nuestras propias maldades.

es Spanish
X
error: Este contenido está protegido
2
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta!x
()
x