No he logrado desarrollarme de manera profesional o económica

Jul 19, 2017

No he logrado desarrollarme de manera profesional o económica

Hola María Guadalupe. Supe de ti por una señora que venía sentada al lado mío en el avión de regreso de Canadá a Ecuador… Ella alguna vez te escribió y me dijo que la habías ayudado muchísimo con ejercicios de liberación.
Me recomendó escribirte y contarte toooooda mi historia para que tú me recomiendes qué ejercicios puedo hacer para liberar y sanar todo lo que tengo que liberar y sanar.
Se me hace que va a ser un tanto largo… pero aquí va…
Siempre estuve buscando cuál era mi misión, la ocupación que debía seguir, qué hacer… pero di muchas vueltas y tumbos y no he logrado desarrollarme de manera profesional o económica. Me salté etapas de mi vida.. siempre estuve pegada a mi hermana como ejemplo a seguir, o como reemplazo de mi mamá, que siempre ha estado pero de manera un tanto ausente.
Dentro de esas etapas que me salté…. No experimenté mi juventud como lo hacen otros… porque no sentía que encajaba… 
A los 20 años tuve una hija… con una pareja que apenas conocía pero que juraba era el amor de mi vida… Me salté la etapa de la relación en pareja, vivimos juntos en un departamento q mi padre nos cedió, pero la niña ya estaba entre nosotros… me salté la etapa de conocerlo… y pues luego esa relación fracasó, hice de todo para que funcionara pero tuve que poner un alto… pues había uso y abuso de drogas y me estaba hundiendo, pues lo que yo quería era una familia.
Tengo a mi hija, pero él no estuvo presente en la vida de ella, de ninguna forma. Cuando estuvimos juntos él muchas veces la rechazaba… quería que durmiera todo el día y cosas así… no estaba listo para ser padre. 
Yo terminé odiándolo porque me quedé sola con ella… deprimida y sin saber qué ni cómo hacer….
He contado con el apoyo de mis padres y también me salté la etapa de aprender a vivir como adulto. A hacerme cargo de mí y de mi hija que hoy tiene 9 años… y he vivido en miedo y atadura porque no sé cómo hacerlo, porque me siento una niña… he creído encontrar las respuestas y las salidas pero no resultan.
No quería trabajar en un horario completo de oficina porque quería cuidar de mi hija… estudié pastelería y hacia tortas pero no me resultaba en ganancias vs. cansancio… y casi no tenía clientes. Y sigo en la lucha y la búsqueda (a punto de terminar otra carrera -health coach- pues sé que lo que quiero es ayudar a las personas).
El año pasado en noviembre, después de 8 años, llamé al papá de mi hija… le dije que lo perdonaba, le dije que lo odiaba pero que me di cuenta que ese odio era dolor… lo vi después, pude verlo con una sonrisa, abrazarlo, conversar… sentí que me liberé y que sané… Y que faltaba sanar la relación entre ellos.
Mi hija tenía mucho rechazo a eso… lograron verse sólo una vez.
Yo no he sido realmente madre de mi hija, sino como una hermana… me ha costado aprender el balance entre ser una rosa y una espada. Algunas veces parecía que ella era el adulto… No la he mantenido económicamente y cometí muchos errores de dejarla (al cuidado de otras personas), porque yo estaba en búsqueda de mi libertad. En lugar de aceptar que soy madre y que esa debe ser mi prioridad. 
Por otro lado, el año pasado también conocí a un hombre, pero por internet (pues vive en otro pais)… fue una relación virtual de varios meses…
Me sentía feliz y entusiasmada… pues desde hacía mucho tiempo estaba buscando conocer a alguien y tener una relación seria… Siempre había soñado con el amor, un esposo, y a la vez con formar esa familia que no pude formar. Brindarle también a mi hija una figura paterna que no pudo encontrar en su papá.
En diciembre del año pasado, luego de varios meses de relación virtual,  vino a conocernos en persona, estuvo con nosotras dos semanas, y me pidió matrimonio… dije que sí.
Mi hija al principio sentía rechazo… hasta que él usó las palabras “Yo no quiero robarte a tu mamá, yo quiero que seamos una familia”. Desde allí ella se entusiasmó e incluso ella solita comenzó a llamarlo “papa”, pues así es como le dicen los hijos de él.
Él es divorciado hace 9 años, tiene 2 hijos de 10(M) y 12 años(F). Todos parecían entusiasmados… lograr conocernos los unos a los otros y convivir de manera feliz.  Nos casamos en Enero, y logramos ir a Canadá en marzo… estuvimos allí un poquito más de tres meses… pues las cosas no salieron como lo pensábamos… Por supuesto! (y solo puedo verlo ahora…)
Ninguno estaba preparado… él no estaba preparado de manera económica para recibir 2 miembros más en su familia (teniendo en cuenta que yo no iba a poder trabajar hasta que la residencia y todos los papeles estuvieran en regla). Yo me di cuenta que no estaba lista para ese cambio… pues estoy hasta ahora aprendiendo a ser mamá y adulto. Y se juntaron mil cosas más…
Todo esto sólo creó stress y caos, peleas y rechazo….
Yo dentro de tanta inestabilidad decidí volver a mi país para lograr eso que necesito hacer.. aprender a ser madre y adulto, para ver si logro sanar la relación de mi hija con su verdadero padre, para que pueda ir al colegio y tener rutina, llevarla a terapias, etc…
Yo no me divorcié porque dentro de mí sentí que es un proceso… que yo debo cerrar círculos aquí (sanar la relación mía con mi hija también, aprender a ser madre y crecer) y él debe hacerlo allá (entre ellos aprender a sanar su relación con el dinero, generar más dinero, dejar sus vicios (fuma cigarrillo, a escondidas de los niños, pero tuvo en el pasado, hace muchísimos años problemas de alcoholismo y drogas) (yo también consumí drogas en el pasado, nunca necesité internarme (como él) ni nada por el estilo… pero igual sí las consumí. La que más me enganchó y afectó fue la marihuana).
Y bueno… no sé qué va a pasar ni cómo se van a dar las cosas… pues no te niego, tengo miedo de regresar… pero a la vez, sí quiero formar lo que quisimos formar desde un principio… y él también quiere lo mismo.
Pero primero lo primero: Mi hija, aquí y ahora… crecer. Enfocarme en mí, en nosotras…
Ella no quiere nada.. quiere quedarse aquí como estamos y ser las dos… y bueno.. siento que hay que sanar y liberar muchas cosas.
Qué me recomiendas?
Mil gracias!!! Miles de bendiciones,
Hola! pues mira cómo has llegado aquí! en un diálogo en un avión! wuauuu qué genial esto que la vida nos regala hoy de poder conectar con personas desde la distancia. 
Bueno, mira, está muy bien que regresaste pues ahí es donde tomarás las fuerzas que necesitas para liberarte y volverte adulta. Luego, ya más liviana, podrás elegir ir donde tu quieras. Pero como adulta autónoma, independiente y libre que elije estar con un otro en estas condiciones “parejas”.
Lo primero es sanar la relación con nuestra madre. Luego también con nuestro padre hasta poder tomarlos a los dos en nuestro corazón. 
Es un historia de dolor, de memorias de abandono y soledad, donde no hay culpables ni víctimas, lo que hay son experiencias que había que transitar. Ahora podemos ponerles consciencia a estas experiencias y así maduramos y evolucionamos. Pero es un proceso, donde hay que respetarse y darse tiempo para ir procesando. 
Lo que te recomiendo es que escuches los audios y vayas haciendo, de a poco, los ejercicios del Camino de Liberación que encuentras en este link:
Adelante! ve de a poco, con paciencia contigo misma para procesar, verás cómo vas liberando esas energías de dolor! lo experimentarás! cariños desde Santa Fe, Argentina!
Si deseas acompañamiento personal, es posible a través de Skype. 

ByMaría Guadalupe Buttera

Nací en SANTA FE, ARGENTINA el 17-04-1966. Me desempeño como Facilitadora de procesos de transformación interior, Escritora y Comunicadora sobre Desarrollo Personal y Espiritual. Guía y Acompañamiento para la Paz Interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up